¿Pronto visitarás Puebla? No puedes dejar de conocer este restaurante

Dentro de las instalaciones del Museo Internacional del Barroco de Puebla se encuentra uno de los secretos culinarios mejor guardados. Bajo el mismo nombre, el restaurante se ha convertido en una insignia de la verdadera comida mexicana y ante todo, una parada obligatoria para aquellos que aman el buen comer.

Lee también: Lo que debes saber de los moles poblanos

Esto se debe no solo a sus creaciones, sino a cada uno de los ingredientes que los componen. Ya que dentro de la gran variedad de platillos típicos, la versatilidad y re-interpretación de cada uno de ellos es lo que te invita a vivir una experiencia distinta tanto visualmente como al paladar.

¿Pronto visitarás Puebla? No puedes dejar de conocer este restaurante - img_1748-1

En manos del chef Alán Sánchez Guzmán y la consultoría de la aclamada chef de «Dulce Patria», Martha Chapa, el menú nos sorprendió a niveles que no imaginamos. Y como queremos que se te antoje y tu mismo compruebes de qué hablamos, vamos a compartir contigo TODO lo que probamos. Así tu decidirás cuál es tu favorito y EL plato que pedirás en tu siguiente visita a «La Ciudad de los Ángeles».

Al comenzar, la recomendación es pedir un Tequitqui. Una bebida de color rojo con una mezcla de sandia, fresa y un toque de mezcal. Son sabores refrescantes y nada empalagosos, en las que el protagonista es el destilado. En cada sorbo, estos ingredientes se acompañan para dejarte degustar los alimentos que llegan a tu mesa.

¿Pronto visitarás Puebla? No puedes dejar de conocer este restaurante - img_1661-1

Primero comenzamos con una ensalada de mercado, que desde el primer instante sabes que tiene algo diferente. Cada uno de los vegetales que la componen son cosechados dentro del huerto que tiene el restaurante, sobre todo las zanahorias son una delicia. Cada uno de los colores son sabor, todos juntos son una maravilla.

Lee también: 8 sopas de tortilla en la CDMX a las que no te resistirás

¿Pronto visitarás Puebla? No puedes dejar de conocer este restaurante - img_1703-1

Después, viene la ensalada de nopales. Es una mezcla de texturas en boca que deja muy lejos «lo aburrido» de esta tradicional ensalada que sirve como acompañante. Es jugosa, crujiente y con un sabor fuerte. Eso sí, nada invasivo.

¿Pronto visitarás Puebla? No puedes dejar de conocer este restaurante - img_1706-1

Las sopas fueron nuestra debilidad y es que al escuchar el nombre, estás predispuesto a recibir un tazón con algo que ya te esperas. Sin embargo, la sorpresa está en que cada cucharada te reta tanto en sabor, como visualmente.

Lee también:  8 restaurantes en la CDMX donde DEBES probar fideo seco

La sopa poblana es una mezcla de hongos, flore de calabaza y espárragos, con un fondo de caldo de hongo. Sin pretensiones, confortable y rica en aromas.

¿Pronto visitarás Puebla? No puedes dejar de conocer este restaurante - img_1720-1

Mientras que en la sopa de tortilla, las julianas desaparecen para dar paso a solamente caldo y a un bocado de masa. Y decimos «solamente» porque es cierto que es una versión más organizada de este platillo. Sin más, a un costado te ponen lo esencial para combinarla (aguacate, crema y chicharrón), pero lo distinto –y divertido– está en que en esta versión contiene la tortilla en el mismo caldo. Las bolitas de masa de tortilla se sienten como morder una tortillas hecha a mano y el chile pasilla hace su gran labor aún en finas tiras, para complementar la experiencia.

Lee también: 6 exquisitos guacamoles que debes probar en la CDMX

¿Pronto visitarás Puebla? No puedes dejar de conocer este restaurante - img_1729-1

Luego el tamal de provincia y la trucha con salsa de mantequilla llegan como un digno plato fuerte. Más sabores, más texturas y más color. Los platos van pintados a modo de arte de Pollock y con detalles que no quieres dejar pasar en el paladar. Pruebas todo, en conjunto y por separado, hasta –literalmente– dejar el plato limpio.

¿Pronto visitarás Puebla? No puedes dejar de conocer este restaurante - img_1735-1

Para finalizar, los postres contienen el dulce necesario y esa pizca de tradición latente en Puebla. El limón y coco y el camote ‘enmielado’ son dos ganadores. El primero como un postre que simula un perfecto desastre, una obra de museo que en cada cucharada tiene mucho sentido en sabor. Y en el segundo, una variedad de camote, ates y helado, que en la mesa de un mexicano no debería faltar.

Lee también: 12 restaurantes en la CDMX para los fanáticos del pulpo

¿Pronto visitarás Puebla? No puedes dejar de conocer este restaurante - img_1758-1

Este restaurante realmente vale la pena, con o sin visita al museo. La decoración es elegante, con mucha luz y te invita a pasar un rato extraordinario. Es cómodo, ideal para ir con la familia o a la pareja y todos dispuesto a tener una experiencia gastronómica de primer nivel. Aquí, definitivamente se trata de comer delicioso y los sabor que nos representan como país.

 

Información:

Dirección: Reserva Territorial Atlixcáyotl No. 2501, Puebla
Tel: 222 326 7130
Sitio web: mib.puebla.gob.mx