Drinks

5 bebidas que puedes pedir sin culpa en Starbucks si estás haciendo la dieta keto

Lo sabemos, has iniciado el año con toda la intención de bajar esos kilitos de más que sucedieron irremediablemente durante las fiestas navideñas. Para lograrlo, ya buscaste sobre distintos remedios y dietas, pero la dieta keto o cetógenica fue la que más ha llamado tu atención.

En esta dieta, el objetivo es reducir al máximo la ingesta de carbohidratos, tales como cereales, harinas y sus derivados, al igual que limita el consumo de legumbres, frutas y verduras. Aquí predominan las proteínas y fuentes de grasa, como aceite, huevo, queso y algunas semillas.

Así que si ya has comenzado a trabajar para mantener estrictamente el resto de la dieta, tu consumo diario de café no tiene porque ser diferente. Afortunadamente, hay ciertas bebidas en la cafetería más famosa del mundo (Starbucks), que son keto friendly.

A continuación los mejores ejemplos:

Café del día helado

Un clásico. Si verdaderamente eres amante del café, no necesitarás más que una buena taza de café de filtro, en este caso, frío. Pídelo como café helado con crema batida.

Flat White

Esta bebida hecha con shots de Ristretto, leche vaporizada y microespuma de leche tiene una solución simple para ser keto friendly. En lugar de la leche entera vaporizada, pídelo con la mitad de crema batida y mitad de agua.

Chai Latte frío

Esta es otra de las pocas bebidas de Starbucks que no se ve comprometida al hacer algunos cambios keto friendly. Pídelo con un toque de crema espesa y bombas de vainilla sin azúcar o ligeramente dulce, con half & half en lugar de leche.

Mocha

Un mocha normal de Starbucks contiene alrededor de 20 gramos de carbohidratos, pues está hecho con leche, crema batida y jarabe de mocha. Para hacerlo «skinny», pide jarabe de mocha sin azúcar y reemplaza la leche con crema batida y agua.

Caramel Machiato

Aunque está hecho principalmente de leche, espresso, jarabe de vainilla y caramelo puede ser healthy si cambias algunos de sus ingredientes. Pídelo frío y con leche de almendras, sin el top de caramelo.