Tomorrowland logró superar las expectativas con «Tomorrowland Around the World»

Tomorrowland es una de esas experiencias que todos quieren experimentar por lo menos una vez en la vida. Viajar a Europa, coincidir con personas de todo el mundo en uno de los festivales más grandes y mejor organizados es un sueño hecho realidad, pero en 2020, la gente no viajó a Tomorrowland, sino que el festival llegó al hogar de millones de personas.

Con Tomorrowland Around the World, el festival se volvió virtual y mientras eso daba la idea de que iba a ser una serie de streamings como los que hemos vivido con otros «festivales» que han nacido durante la cuarentena provocada por el COVID-19, Tomorrowland cambió las reglas del juego y lo hizo de una forma en la que solo ellos saben hacerlo: ESPECTACULAR.

Mucho más cercano a la experiencia creada por Fortnite y Travi$ Scott, Tomorrowland creó su propia isla virtual, donde los asistentes podían viajar entre escenarios, asistir a talleres, jugar y aprender acerca de la historia del festival. Una experiencia completa para navegar en un esfuerzo por llevar la experiencia a otro nivel.

La isla era un hermoso esfuerzo por continuar con la mitología del festival, pero una vez que entrabas a un escenario podías ver cuánto se esforzaron por crear algo nunca antes visto. Los Dj’s que participaron eran parte de un mundo mucho más grande que ellos, donde las luces, la arquitectura y la sensación de estar rodeado de miles de personas te hacían sentir parte de algo más allá de tu sala o habitación.

Al asistir desde México, fue un tanto extraño comenzar con sets tan poderosos desde las 10 de la mañana, pero sin duda esas primeras horas sirvieron para viajar de escenario a escenario, admirar el mundo virtual que se desplegaba en mi pantalla y también entrar en el mood que me deparaba para el resto de la tarde.

Tomorrowland promovía la sana convivencia con las personas con las que pudieras ver el festival, y con mucho sentido, una vez que transmitías el video en una pantalla grande y con buen sonido, lo último que querías era verlo solo en un sillón, por lo que eso fue una de las cosas que más que un error del festival, es algo que aún tenemos que sacrificar en nombre de la salud pública, sin embargo, imagino que las personas que sí pudieron experimentar el festival juntos y que además son fans de muchos dj’s que fueron parte del evento histórico, no tendrán la misma queja.

Aunque el festival tiene agendados a los mejores nombres de la industria, siempre hay cierta emoción en ver qué tienen preparado para Tomorrowland, y este año a pesar de tener que hacerlo virtual, no escatimaron en darnos sets legendarios entre los que destacan el de Armin van Buuren, Adam Beyer y claro, la sorpresiva presentación de Katy Perry.

Tomorrowland Around the World nació debido a una emergencia sanitaria a nivel mundial, pero para tratarse del primer experimento de un festival virtual de tal magnitud, superó las expectativas de todos. Esto demuestra que si bien no hay manera de sustituir la experiencia real, a través de la tecnología y el esfuerzo de las productoras por entregar algo distinto, la gente está dispuesta a pagar por experiencias como la que se vivió este fin de semana en Tomorrowland.