Comienza a preparar tu cuerpo de verano con estos consejos

El verano ya casi está aquí. El año pasado dejó sus rezagos en nosotros. Mientras que muchos se activaron, otros no tanto. Si has visto la más reciente actividad de Will Smith entenderás. Pero si ya te sientes con ganas de reactivarte, de retomar actividades y quieres sentirte (y verte) mejor que nunca, es momento de empezar y poner un plan en acción para lograr un cuerpo de verano del que te sientas orgulloso. Y por consecuencia, te veas increíble.

Seamos claros: todos los cuerpos son perfectos y hermosos. Y si estás usando un bikini, entonces ya tienes un cuerpo de bikini. Pero no hay nada de malo en establecer una meta de bienestar para el verano y ponerse como meta esta temporada para sentirse ligero y sano. Si quieres comenzar a hacer algo por tucuerpo de verano en el sentido de sentirte más saludable que nunca, sigue leyendo para conocer sencillos ajustes de estilo de vida que puedes hacer para lograrlo.

Comienza a preparar tu cuerpo de verano con estos consejos - cuerpo-de-verano

Establece una base

Comienza por crear una condición física base (puedes hacer pruebas) para saber de dónde partes y cómo irás intensificando tus entrenamientos. Asegúrate de incluir movimientos que midan la fuerza de todos tus músculos principales. Tal vez mides cosas como la cantidad de flexiones que puedes hacer, cuánto tiempo puedes sostener una plancha, o cuánto tiempo puedes sostener una sentadilla en la pared. De ahí, establece tu objetivo de superar esos números dentro de un mes. La fuerza y ​​la resistencia son mucho más importantes que descubrir cómo conseguir un cuerpo de verano, esa será la consecuencia.

Prioriza tu desayuno y comida

Ya sabemos que comer mucho en la noche no es el hábito más saludable. Resulta que es mejor consumir la mayoría de las calorías antes de las 3 p.m. si el objetivo es perder peso. Las personas que comen sus comidas más abundantes al principio del día pierden más peso que las que consumen la misma cantidad de calorías con la mayoría de ellas más tarde en el día. Así que mantén tus cenas ligeras y trata de aprovechar tu desayuno y almuerzo.

Ejercítate sin tecnología

Por las primeras semanas de tu programa de trabajo hacia tu cuerpo de verano, deja los monitores, celulares y GPS fuera de la ecuación. Escucha lo que tu cuerpo te dice cuando estás ejercitándote para saber cuándo puedes dar un poco más y empujarte o cuándo es momento de bajar la intensidad y/o descansar. Cada pocas semanas, prueba un entrenamiento (en su mayoría) sin tecnología para ver cómo se siente realmente. Cuando regreses a medirte, te sorprenderás de los avances que has hecho sólo guiándote por lo que tu cuerpo te dice.

Mejor lo hecho en casa

Si estás trabajando para lograr una meta de pérdida de peso, considera dejar de comer fuera de casa. Comer en un restaurante puede dificultar la pérdida de peso, pues no controlas ni sabes cómo se preparan esos alimentos. Empaca tu lunch o busca regresar a casa para comer y no solo ahorrarás calorías, sino que también ahorrarás dinero (para pagar ese viaje a la playa para lucir tu cuerpo de verano).

Desinflámate con té

Adiós a las bebidas carbonatadas que pueden provocar hinchazón Mejor comienza a hacerte eñ hácito de tomar té. Usa jengibre recién rallado en agua caliente, agrega un chorrito de jugo de limón fresco, o deja reposar aproximadamente 5 gramos de hoja seca de diente de león (un diurético) en una taza de agua caliente, cuela, y bebe una vez que el agua se enfríe un poco. Otros tés que ayudan con los gases y a desinflamar incluyen la menta y la manzanilla. Toma esto y mucha agua durante el día, así comenzarás a limpiar tu cuerpo para sentirte mejor (y tu piel lo agradecerá).

Prepara tu playlist

Vas a necesitar toda la motivación posible. Prepara una playlist titulada «Mi cuerpo de verano» y agrega en ella las canciones y remixes de tu música favorita para que sea agradable y divertido cuando corras o estés haciendo ejercicios mortales. Sólo déjate llevar por el ritmo y verás qué efectivo es para impulsarte cuando crees que ya no puedas. Agrega solo canciones que te den ganas de moverte, un ritmo fuerte puede ayudarte a acelerar el ritmo de tu rutina de ejercicios cardiovasculares. Además, conforme agregues canciones, querrás que ya sea hora de ponerle play a tu nueva lista.