Jewels

¿Te tatuarías tu anillo de compromiso?

¿Te tatuarías tu anillo de compromiso?

Existen miles de formas, estilos, materiales y diseños cuando hablamos de anillos de compromiso. Desde sus quilates hasta el color que el diamante tiene, prácticamente todos los gustos están cubiertos. Las tendencias de los años varían, sin embargo, estamos seguros que nunca antes había surgido una moda tan extravagante… y dolorosa.

Lee también: ¿Conoces la regla de las 4’C de los anillos de compromiso?

Resulta que muchas novias alrededor del mundo han decidido tatuarse o perforarse su anillo de compromiso. ¡Así como lo lees! Esto se hace a través de una mini cirugía, en la que cortan un pedazo de piel y ponen el diamante.

Conocido como “finger dermal” por los profesionales de los piercings, la piedra se incrusta en el dedo y para lograrlo hay que eliminar una pequeña sección de piel. Una vez hecho esto, el perforador inserta un ancla de metal que sostiene la piedra y esto hace que parezca “engarzada” en el dedo.

Lee también: Las piedras preciosas y su significado en los anillos de compromiso

Aunque es doloroso y puede llegar a resultar bastante incómodo al principio, muchas personas están obsesionadas con dicha tendencia. Aplicarlo no es complicado y según los informes, el proceso solamente lleva un par de minutos. Con respecto al costo, este varía de un estudio a otro, especialmente cuando se tiene en cuenta el costo de la piedra.

Además, varios especialistas han asegurado que la localización de esta perforación puede ser un poco complicada, pues es una parte del cuerpo que siempre está en movimiento. “Hay un movimiento constante en los dedos, lo que podría desplazar a la perforación”, aseguró Joshua Zeichner, dermatólogo en el hospital Mount Sinai de Nueva York, a la revista Allure.

Lee también: ¡Sal de lo tradicional! Conoce estas marcas mexicanas de anillos de compromiso

Esto definitivamente aún no es tan común en nuestro país, sin embargo, es una moda a nivel global que bien podría llegar pronto y convertirse en el must have de las brides-to-be. ¿Te atreverías a perforar tu dedo por una simple tendencia?