¿Para qué sirve un raspador de lengua?

Cada vez son más populares y vemos más esos pequeños y extraños utensilios redondeados de diferentes materiales que venden ya prácticamente en cualquier lugar. Eso es un raspador de lengua, un accesorio que puede cambiar tu rutina matutina y tu salud general de una manera que posiblemente no esperabas. Es una antigua recomendación ayurvédica diaria que tiene muchos beneficios para la salud bucal, así como para la salud física y mental en general.

Ya que la lengua y boca son puertas de enlace entre el sistema mente-cuerpo y el entorno exterior, mantener la salud de este órgano vital es fundamental para el bienestar general. Y la verdad, le ponemos poca atención. El raspado de la lengua es una forma rápida de eliminar las partículas adicionales (incluidas las que causan mal aliento) de la superficie de la lengua. Se hace diario al despertar con el utensilio que generalmente son de metal o plástico.

Es importante saber que ninguna cantidad de raspado puede reemplazar un buen cepillado de dientes, es un paso adicional a la rutina de cuidado bucal. Los desechos, las bacterias y las células muertas pueden acumularse en su lengua con el tiempo, sobre todo en el curso de la noche y esto puede provocar mal aliento y tener un impacto negativo en la salud bucal y en general.

¿Para qué sirve un raspador de lengua? - raspador-de-lengua-2

Según el Ayurveda, esta práctica simple es una forma directa de eliminar la toxicidad de la fisiología. Hacer el raspado de lengua diariamente elimina cualquier acumulación que, si no se trata, puede provocar mal aliento y albergar una cantidad significativa de bacterias en nuestro sistema. Este recubrimiento llamado «AMA» puede resultar de una mala alimentación, una mala digestión o un reflejo de un desequilibrio en algún lugar del sistema gastrointestinal. Existe un delicado equilibrio en el microbioma oral que debe mantenerse para una buena salud bucal, al igual que lo estamos encontrando con el equilibrio del microbioma en otras partes del tracto digestivo.

Al eliminar este recubrimiento con el raspador de lengua, mejora la capacidad para saborear la comida, lo que la hace más satisfactoria. Al aumentar la recepción de su sabor, no solo el consumo puede ser menos, sino que también elimina la necesidad de agregar más azúcar, sal o especias fuertes a la comida que a largo plazo pueden provocar problemas de salud. Existe un estudio en el que se confirmó que la limpieza de la lengua aumentaba la intensidad percibida del sabor a sal, por lo que podría ayudar a las personas a reducir el uso excesivo de sal en sus alimentos.

¿Cómo hacerlo?

Lo primero a saber y mencionar es evitar no rasparse demasiado fuerte. La lengua debe rasparse suavemente de atrás hacia adelante durante 7 a 14 movimientos. El raspador de lengua se puede enjuagar entre pasadas si hay mucha acumulación. Si sientes estimulación del reflejo nauseoso durante el raspado, puede indicar que el raspado es demasiado agresivo. La práctica debe ser una adición cómoda a su higiene dental habitual.