¿Por qué 2021 sí es el año para comenzar de nuevo?

Cada año damos vuelta a la página y empezamos de cero, después llega la decepción de la realidad y el comenzar de cero es un recuerdo lejano: «el próximo año es mi año», decimos. Pero tal vez este año las cosas sí pueden ser diferentes, ¿no lo crees? Te queremos ayudar a comenzar de nuevo.

2020 fue un parteaguas como ningún otro en tiempos recientes. Creíamos que 2016 fue malo, pero cada año que vino demostró poder ser peor y entonces 2020 nos demostró que no sabíamos de lo que hablábamos. El sentido común nos dice que 2021 no tiene porqué ser diferente de la noche a la mañana, pero hay algunas cosas que realmente nos pueden ayudar a cambiar como siempre hemos querido.

El tiempo es relativo

Sí, el planeta le da otra vuelta al sol y eso es todo, el tiempo es relativo, pero es gracias a nuestra visión cultural del universo que podemos entender esto como un cambio más grande. Un año llegaba a su fin y otro comenzaba, nuestras agendas se despejaron, nuestras familias se buscaron (aunque sea por videollamada) y por un momento nos sentimos con más calma.

Una nueva esperanza

¿Por qué 2021 sí es el año para comenzar de nuevo? - vacuna

2020 fue el año del virus, parece que 2021 será el año de la vacuna, la cual cada vez se distribuye a más países y aunque falta mucho por hacer, se espera que para 2022 miles de millones de personas se hayan vacunado en todo el mundo. Podremos comenzar de nuevo con una visión diferente y las lecciones que nos dejó la pandemia.

Cambios reales

¿Por qué 2021 sí es el año para comenzar de nuevo? - black-lives-matter

Los últimos años jam estado acompañados de una creciente intolerancia en el mundo y 2020 parece haber visto la culminación de todo con protestas en todo el mundo. 2021 viene con cambios de regímenes, nuevas elecciones y la promesa de que nuestra voz será escuchada sí o sí.

No hay vuelta atrás

¿Por qué 2021 sí es el año para comenzar de nuevo? - cubrebocas-linea-covid

Si en años pasados era fácil suponer que no cambiamos y podíamos seguir igual, 2021 no nos da esa opción. Aunque no lo queramos hemos cambiado, las cosas han cambiado. No podemos abrazarnos ni podemos ir a un concierto, pero tampoco podemos permanecer inmóviles ante tanto dolor y sufrimiento que vemos tan cerca. El cambio no sólo es inevitable, es inminente. Si aprendemos de la historia, comenzar de nuevo es más fácil.