See

El castillo que inspiró al de Disneyland existe, ¡y puedes visitarlo!

Érase una vez… un rey bávaro fue despojado de sus poderes después de que su imperio fue conquistado por Prusia. El rey Luis II estaba tan angustiado que ya no tenía ninguna autoridad, que le encargó un castillo extravagante donde podía vivir como la realeza en su propio mundo de fantasía.

Lee también: Travel junkies: las apps básicas para viajar

La construcción del Castillo de Neuschwanstein comenzó en 1869, pero fue interrumpida por la repentina y misteriosa muerte del rey. Solo pudo vivir 176 días y unos días después de la muerte de este personaje, se abrió al público. De ahí en adelante, ese castillo se convirtió en uno de los más visitados del mundo y en 2017, recibió casi 1.5 millones de visitantes.

Cuenta la historia, que este complejo asombró tanto a la gente, que llegó a ojos y oídos de Walt Disney y entonces nació el castillo que ahora conocemos en los parques temáticos y en las presentaciones de las películas de Disney. Así que te diremos qué es lo que tienes que hacer para visitarlo.

Antes de hacer el viaje 

Si desea visitar el castillo de Neuschwanstein, el primer paso es hacer una reserva anticipada para la visita guiada. Esto debe hacerse al menos dos días antes de la llegada, pero se recomienda reservar tan pronto como sepas tus planes de viaje. Las solicitudes se priorizan por fecha y las confirmaciones para los meses posteriores se retrasarán: no te preocupe si su confirmación no llega de inmediato.

Es muy sencillo viajar hasta este castillo ubicado en Alemania, te recomendamos volar desde la CDMX a Munich y desde la terminal aérea puedes reservar un autobús que te llevará al castillo. Si prefieres rentar un auto, es un trayecto de 2:30 desde Munich. Considera que puedes ir en autobús o tren con destino a Füssen, un poblado a 10 minutos del castillo.

Además del Castillo de Neuschwanstein, hay otro que lleva el nombre del pueblo llamado Castillo de Hohenschwangau. Si quieres una experiencia completa, te recomendamos que compres el boleto para visitar ambos complejos.

 

Lee también: Este 2019 es el año para conocer Sri Lanka

 

Toma un paseo hasta la cima 

Hay una buena razón por la que necesitas recoger sus boletos al menos una hora y media antes de la hora del recorrido: tienes que hacer caminata de dos kilómetros hasta el Castillo de Neuschwanstein. El paseo por la montaña no es empinado, pero si prefieres ir estilo la Cenicienta, toma un caballo y un carruaje por la montaña.

El paseo en carruaje termina frente a una tienda de regalos y un restaurante ligeramente cuesta abajo desde el castillo. Si tienes tiempo antes del recorrido, detente en el restaurante para comer algo rápido. Los visitantes recomiendan el goulash caliente, perfecto para contrarrestar el frío de la montaña.

 

Lee también: Juguetes muy cool para moverte por la ciudad

 

Lo que debes saber sobre el castillo

La vista desde la cima es realmente impresionante. El castillo está ubicado en las estribaciones de los Alpes bávaros y flanqueado por la escarpada ladera de la montaña. Haz una pausa para admirar el panorama digno de un libro de cuentos antes de dirigirte a la entrada para el recorrido. Desafortunadamente, tendrás que guardar tu teléfono celular y cámara, ya que no se permiten fotos adentro.

Aunque Neuschwanstein se inspiró en los castillos medievales, se construyó a finales del siglo XIX. Así que en el gran esquema de castillos, es relativamente moderno. Y como el rey Luis II murió antes de que se completara el castillo, muchas de las habitaciones permanecen sin terminar. Las habitaciones que podrás ver en el recorrido de 30 minutos incluyen el dormitorio del rey, el vestidor y la sala del trono, entre otros.

Al final del recorrido, hay una sala con una gran pantalla que muestra una película de 15 minutos que muestra cómo se habría visto el castillo si se hubiera terminado. Esto incluye una representación 3D de torres exteriores adicionales e imágenes de lo que las habitaciones sin terminar podrían haber parecido una vez amuebladas.

Conoce más sobre este recorrido al dar clic aquí.