Gourmet

4 formas de sacarle provecho a las verdolagas

Las verdolagas existen desde la antigua Grecia y de hecho hay registros de que originalmente eran utilizadas con motivos medicinales. En México es una planta muy apreciada y utilizada en la cocina, su sabor un poco ácido y salado nos hace salivar al momento de probarlas. Tanto sus hojas como flores son comestibles y es común verlas en sopas, guisados y salsas. Aquí algunas formas de cocinarlas.

Lee también: 5 brunches para celebrar a mamá

Con cerdo

4 formas de sacarle provecho a las verdolagas - verdolagas-2-1024x694

Las verdolagas con cerdo, son un platillo muy común del centro de México y Aguascalientes. Principalmente llevan carne de puerco, verdolagas, tomatillos, chiles serranos, ajo y sal. Para mayor sabor, puedes freír algunas costillas de cerdo e incorporar al guiso en lugar de solamente los trozos de carne, le dará esa grasita extra que a todos nos encanta.

En sopa

4 formas de sacarle provecho a las verdolagas - verdolagas-3-1024x694

En algunas partes de Italia se utiliza un tipo de verdolaga (portulaca o purslane) que cocinan en sopa. Esta se puede cocinar con un poco de caldo de pollo con verduras y para mayor sabor puedes agregar el pedazo de cera del queso parmesano, se derretirá el queso sobrante de las orillas y le dará más textura.

Lee también: ¡No te imaginas todos los platillos que puedes preparar con salsa Sriracha!

Con huevo

4 formas de sacarle provecho a las verdolagas - verdolagas-4-1024x694

Después de lavar y cocer las verdolagas, seca muy bien y reserva. Bate los huevos en un bowl con un poco de leche, sal y pimienta. Calienta un sartén con mantequilla y añade la mezcla de huevo con las verdolagas. Retira del fuego minutos antes de que esté completamente cocido, de esta manera tendrá una consistencia mucho más cremosa.

En tortita

4 formas de sacarle provecho a las verdolagas - verdolagas-5-1024x694

Las tortitas fritas son una buena opción para poner como botana o entrada en una comida familiar. Mi recomendación es que una vez que estén cocidas y lavadas, las piques muy finamente y las mezcles con el huevo batido, así evitarás que desbaraten al freírlas. Una buena opción es refrigerarlas —una vez formadas— por 10 minutos antes de freírlas, así al momento de cocinarlas no perderán su forma.

Este contenido fue publicado originalmente en Food and Wine en Español