Concert Hall

Disco de la semana: “Mala” de Devendra Banhart

La historia de la carrera musical de Devendra Banhart parece casi una tragedia. De ser uno de los estandartes del llamado freak folk a inicios de la década pasada (un movimiento que llevaba el espíritu del folk americano tradicional a niveles de experimentación insospechados), se convirtió en un cantautor sobrio y más preocupado por la coherencia que por la libre expresión.

De componer discos sobre vellos corporales, terminó por hacerlos sobre profundos sentimientos. Hay nueve discos en su haber y dos posturas claras. En medio de los dos extremos se encuentra “Mala”, probablemente el disco de su época pop mejor pensado y con mejores resultados. Es aquí en donde el recuerdo de su temporada más visceral se convierte en su opuesto sin tirar todo a la basura.

Pocas personas ahí afuera pueden presumir de una línea de vida tan contrastante y Devendra Banhart es una de ellas. A diferencia del bosquejo de sobriedad que fue “What Will We Be”, que salió cuatro años antes que él, y de “Ape In Pink Marble”, que vio la luz tres años después, “Mala” es un ejercicio de estabilidad y equilibrio.

El sentido del humor de Banhart se revitaliza en canciones como “Never Seen Such Good Things” y “Your Fine Petting Duck”, al mismo tiempo que su entusiasmo por la formalidad estructural se hace notar en otras como “Won’t You Come Home” y “Golden Girls”.

Por cada grato recuerdo de sus épocas de locura, hay una muestra de razón. El resultado no es un disco contrastante, sino complementario. Canciones como la linda “Daniel”, la mística “The Ballad Of Keenan Milton” o la bellísima “Mi Negrita” son prueba de que su autor está consciente de aquellos cambios de direcciones y que asume sus consecuencias con brío. Es aquí en donde se siente más cómodo que nunca con un recuerdo que no deja de perseguirlo y con una nueva realidad que ha cultivado por años.

“Mala” es un disco lleno de guitarras acústicas, poesía absurda, romanticismo en serpia y mucha pasión. Salió en 2013 y todavía se escucha como uno de los puntos clave en la carrera de Devendra Banhart, una tragedia que supo abrazar su naturaleza para mostrarse como todo lo contrario. Hubo un disco poco interesante después de “Mala”, un libro de arte y una compilación curada por él, pero seguimos a la espera de que el logro propio se repita una vez más.

Escucha el disco completo aquí y también puedes comprarlo en Amazon al dar clic aquí.