Disco de la semana: «I Am Easy to Find» de The National

Una de las grandes cualidades del rock es su apertura al cambio, algo que se agradece a un género que ha cambiado completamente en los últimos años. Los chicos malos de pronto se vieron en el espejo y se dieron cuenta que más que una solución ellos eran parte del problema.

Ahora es tiempo de reconocimiento, ¿qué aportan y cómo parten desde lo que descubren? Hay quienes han optado por transformar el sonido, otro que se han retirado y otros que han abierto los micrófonos para que otros hablen en su lugar.

Vampire Weekend tuvo una gran aportación de Danielle Haim para su disco Father of the Bride, Kamasi Washington casi siempre tiene voces femeninas para sus canciones y The National, con su disco de 2019 I am Easy to Find, también decidió optar por dejar que ellas hablen.

En su octavo disco de estudio, la banda ha explorado el amor, el miedo y la pérdida de una forma en que muchas bandas lo han hecho, pero ellos han logrado mantener su vigencia durante toda la década, sin embargo, este nuevo disco trae nuevas cuestiones.

Los problemas sociales en Estados Unidos, los movimientos que están transformando al país, la transición entre el miedo y la aceptación al cambio son parte elemental del nuevo disco, uno que demuestra que aún tienen mucho que decir.

La voz de Matt Berninger se aleja un poco de esa fuerza monumental para dar paso a un disco mucho más orgánico. Parece que la banda se descentraliza y da paso a nuevas voces, sobre todo femeninas, para reflejar el cambio que se vive dentro de la banda, pero también en todo el mundo.

Lisa Hannigan, Sharon Van Etten, Mina Tindle, Gail Ann Dorsey y Kate Stables son algunas de las mujeres que toman el control del disco, dándole un nuevo aire a la banda, que a pesar de ser conocida por colaborar de manera externa con otros –creando festivales y produciendo discos– solía ser hermética al tratarse de trabajar con otras personas en sus discos de estudio.

Acompañando al disco, un cortometraje dirigido por Mike Mills muestra la esencia del disco. Protagonizado por Alicia Vikander –quien también aparece en la portada del disco– el cortometraje demuestra la fuerza de las canciones del disco.