¿Sabes cómo se entrena un perro guía? ¡Te contamos todo!

Nos queda claro que los animales son esos seres especiales que nos cuidan y llenan de amor toda la vida sin esperar nada a cambio, no hay amor más puro que el de tu mascota. Son seres extraordinarios capaces de dar su vida por nosotros. Hacen cosas que un humano podría hacer, incluso cuando se habla de un perro guía requiere de mayor valentía y reconocimiento en la sociedad porque hacen un labor imparable por cuidar a su humano. Hay tanto por decir y descubrir sobre los perros guía, así que te compartimos un poco sobre su maravilloso trabajo siendo ese ángel guardián de los humanos.

Aunque es importante resaltar que el labor de estos animalitos requiere de mucho entrenamiento para que puedan seguir ayudando a personas con discapacidad visual, alguna enfermedad o demencia y lamentablemente la contingencia sanitaria solo ha puesto en peligro que puedan seguir laborando en su escuela ya que los ingresos han disminuido de manera importante. Para hacer un poco de conciencia sobre todo lo que hace un perro guía te compartimos un poco de su trabajo.

¿Qué es un perro guía?

Es un animalito que es adiestrado para guiar a las personas que tienen deficiencia visual o incluso aquellas personas que sufren de alguna enfermedad grave. Los perritos sirven de ayuda para tranquilizar a esas personas. Se les suele conocer por acompañar a las personas siempre y tener cierto equipo especial en la calle para los puedas reconocer fácilmente.

¿Cómo eran los primeros perros guía?

La raza de pastor alemán fue la primera en ser usada como perro guía, eran fáciles de entrenar para ayudar a las personas al ser perros serviciales. Poco a poco se fue implementando con otras razas pues cada una puede ser de manera útil por sus características únicas desde un tamaño adecuado, su vivacidad cerebral, que sea un perro sociable y servicial ya que estará en constante contacto con personas al guiar a su humano.

Requisitos para tener un perro guía

Hay una gran cantidad de puntos a tomar en cuenta para tener un perro guía según la página de perrosguía.org, así que si conoces alguna persona que necesite uno o pueda interesarle, te compartimos los puntos; cada persona es un caso independiente y tiene que ser evaluado pero los más importantes son:

  • Tener entre 18 y 55 años.
  • Trabajar o estudiar y poder comprobarlo.
  • En caso de amas de casa, personas jubiladas o pensionadas, presentar referencias personales que comprueben que tienen la necesidad de desplazarse diariamente.
  • Contar con ingresos mínimos para cubrir las necesidades básicas del perro.
  • Haber tomado un curso de orientación y movilidad o tener la capacidad de desplazarse por sí mismo.
  • Tener buen estado general de salud.
  • Tener una rehabilitación completa en actividades de la vida diaria.
  • Tener la disponibilidad de permanecer por 28 días en las instalaciones de la Escuela en la Ciudad de México para tomar la capacitación en el manejo de su perro guía.
  • Todas las personas con las que viva tendrán que estar de acuerdo con la obtención del perro guía a fin de que logre una completa adaptación.

¿Cómo se entrenan?

En la organización se encargan de capacitar primero a los entrenadores que van a ayudar a los perritos en su propia escuela en México, de ahí es todo un compromiso y paciencia para cada perro guía, todo como si estudiara una carrera profesional ya que va dedicar todo su tiempo para ayudar al humano. Es un trabajo de equipo humano-perro en todo momento. Luego, cuando el perro está listo, llega un humano que tiene que pasar un aproximado de 28 días en el lugar para que le enseñen todo lo que requiere para familiarizarse con el perrito y sea un proceso de adaptación rápido.

Recuerda que está en nosotros ser personas consientes y poner nuestro granito de arena por lo que si quieres adentrarte un poco más en el mundo de estos hermosos guerreros, te compartimos el sitio oficial en México para que conozcas a detalle su labor y a la próxima que veas uno entiendas todo el trabajo que hacen estos animalitos por cuidar de sus dueños. ¡Un trabajo que hacen con el corazón!