¿Cómo entender la compasión para alcanzar la felicidad?

Todos alguna vez hemos escuchado la palabra «compasión» pero ¿sabes de qué va la palabra? Muchos lo confunden con tenerle lástima a otros y se comienza a desvirtuar su encanto. Se trata de comprender el dolor de los demás, un poco de empatía más que sentir lástima o sentimientos negativos que no suman.

La palabra compasión viene del latín y significa «sufrir de manera conjunta». Un sentimiento que muy pocas veces se trabaja pues las personas dejan de lado esa clase de emociones en lugar de abordarlas para sanar. Pero si se habla de compasión se incita a ayudar y ver el sufrimiento como algo pasajero para las personas.

¿Cómo entender la compasión para alcanzar la felicidad? - diseno-sin-titulo-9-3

Dalai Lama como líder espiritual del budismo siempre habla de compasión sin darle un significado que pase desapercibido, más bien una manera de entender al otro y a uno mismo desde el interior de nuestro ser para encontrar el propósito de la felicidad. Haciendo una pequeña reflexión de la persona que somos y la que queremos lograr cada día.

Incluso tiene muchas frases y entrevistas en las que habla de la importancia de la palabra “Si usted quiere que los demás sean felices, practique la compasión. Si quiere ser feliz, practique la compasión”, lo ve como uno de los pilares más importantes para sentirse bien pues al poder entender al otro hace que tus problemas ya no sean lo peor del mundo y entiendas que para ser feliz solo esta en ti.

Ser una persona capaz de entender el significado de compasión, nos convierte en seres humanos con la capacidad de sentir empatía por otro. El ponerse en los zapatos del otro es una manera de entender su dolor en lugar de juzgarlo. Nos hace también darnos cuenta que muchas veces le atribuimos importancia a cosas que no lo tienen. Al ser personas que viven cada día tan rápido le vamos dando importancia a cosas superficiales que a la larga nos lastimen.

¿Cómo entender la compasión para alcanzar la felicidad? - diseno-sin-titulo-10-3

De igual manera la compasión hace que nuestro ego baje mucho pues dejar de lado nuestras emociones y dejarlas a segundo plano para poder entender las de otra persona, nos vuelve menos egoístas y más humanos. Es un buen ejercicio para trabajar con la humildad, ese dolor que experimenta alguien o nosotros mismos, hace que entremos en una realidad que no siempre vemos. Todos tenemos defectos y virtudes y es completamente normal.

Cuando vamos entendiendo que hay cosas que no podemos cambiar y debemos aceptar para soltarlas y que no nos hagan daño. Vamos desarrollando sentimientos positivos como amor, afecto, amabilidad, amistad, empatía, felicidad, plenitud y muchos más. Todo lo malo comienza a fluir de manera que nos ayuda a alcanzar una mejor versión de nosotros mismos.

Sin duda es un valor importante y necesario para cada persona pues con eso logran ser sensibles y entender a alguien más en su dolor. Todo parte de uno mismo, empieza con la autocompasión porque como vas a querer entender a alguien más si no logras entenderte a ti mismo. Regresa a lo básico y no seas tan duro contigo, conecta con tus emociones y pensamientos y enfoca tu energía en lo que necesitas para estar bien.

Una buena alternativa puede ser meditar porque te ayuda a prestarle atención plena a tus pensamientos y el ser consiente también ayuda a desarrollar un enfoque positivo y no quedarse estancado en lo malo. Como bien dice Dalai Lama, «Solo el desarrollo de la compasión y el entendimiento de otros nos pueden traer la tranquilidad y felicidad que buscamos» así que comienza ese cambio de poco en poco. Si quieres saber cómo entenderlo a profundidad el tema puedes leer el libro de Dalai Lama llamado «El arte de la compasión» para comprarlo solo da clic aquí.