Must Watch

Binge-Watching: así se llama la obsesión por ver series sin parar

Binge-Watching: así se llama la obsesión por ver series sin parar

En la era en la que el streaming de series y películas ha relevado a la TV por cable, una nueva especie ha surgido frente a la pantalla. Y, aunque no lo creas, están más cerca de ti de lo que piensas o TÚ podrías ser uno de ellos.

Lee también: Nesting: la tendencia de quedarse en casa

Hablamos de los binge-watchers, nombre lo reciben aquellos que “de una sola sentada” pueden ver un maratón entero de su programa favorito o que, como su dosis diaria, ven entre 5-6 episodios del mismo. Este fenómeno cultural se ha dado con el surgimiento de plataformas como Netflix, Hulu y Amazon Prime y desde el 2013 se convirtió en un término común para reconocerlos.

Ahora los televidentes se categorizan en tres tipos: el que ve a diario un programa, el que espera ese contenido semanalmente o el binge-watcher, el más impaciente de todos. Este último, en particular, espera a que la temporada completa de un programa esté en disponible en el streaming, porque realmente no disfrutan de ver solo un capítulo a la vez y su elección de programas también depende de esto.

Lee también: Mirreypster: el híbrido que define a una nueva tribu urbana

Sin embargo, porque hoy existen cada vez más binge-watchers en el mundo, el comportamiento ha sido estudiado. En un reciente estudio, la Universidad de Melbourne ha dicho que quienes tienen esta práctica, después de varios episodios “dejan de disfrutar lo que están viendo”. Además de que tiene repercusiones en la calidad de sueño, suelen presentar síntomas de insomnio, fatiga y luego de varios días pierden la capacidad de recordar algunos detalles de los programa por cuestiones de interés, así que el programa deja de tener un impacto en su memoria.

Lee también: ¿Cierto o falso? Los mexicanos son los más infieles en Netflix

Si te has identificado (o conoces a alguien así), la solución es limitarse a 2 o 3 episodios en el día, lo que máximo son hasta 5-6 horas frente a una pantalla (televisor, computadora o gadget). Se recomienda que los binge-watchers se tomen una pausa, para comer algo, hablar con un humano o hacer otra actividad, pero que permita pausar la serie y darle una especie de “emoción” hasta la siguiente vez en que se vuelva a encontrar con el control remoto.