48 horas en… Santo Domingo, República Dominicana

Cuando piensas en República Dominicana, posiblemente tu cabeza se va a imágenes de playa, cerveza, sol y música. Y claro, es una de las cosas más atractivas de este país. Pero su capital, Santo Domingo, también tiene muchísimo que ofrecer entre historia, gastronomía y paisajes.

Lee también: ¡Olvídate del estrés con estos consejos para viajar!

Aterrizarás en el Aeropuerto Internacional de las Américas, donde te recomendamos gestionar un transporte previamente para que te lleve al hotel de tu elección (nosotros te recomendaremos uno). Al llegar, relájate y prepárate para disfrutar de un par de días deliciosos en esta ciudad. Los dominicanos, si de algo saben, es de consentir.

Primero lo primero: Dónde hospedarse

Santo Domingo tiene mucho que ofrecer, pero lo que no puedes quedarte sin ver es el centro, y nos referimos al casco antiguo de la ciudad. La recomendación para hospedaje es el hotel Hodelpa Nicolás de Ovando. Una casa histórica de 1502 en la Zona Colonial. Es el único sitio de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO Hotel en la República Dominicana.

Tienen habitaciones de todos los tamaños, todas al estilo suites, donde podrán hospedarse hasta cuatro personas. El servicio es impecable, sus patios preciosos y la alberca merece un par de horas para estar en el sol y sentarte a disfrutar de un buen libro. Además, la ubicación es perfecta para que hagas los recorridos turísticos y está a una cuadra de la calle peatonal El Conde, que está llena de restaurantes y tiendas. Puedes encontrar más información al dar clic aquí.

Lee también: Las carreteras más espectaculares de México que tienes que recorrer

Día 1

Lo primero y más básico es caminar y pasear por el centro, donde podrás descubrir la interesantísima historia de este país, que fue paso para muchos conquistadores de América. Comienza por recorrer la Calle de las Damas, donde está el Panetón Nacional y termina en la Plaza España.

Luego retoma por la calle El Conde y no dejes de visitar el Parque Colón, donde está su impresionante catedral. Por ahí tienes dos opciones para hacer un recorrido: tomar el «chu chu», que es un trenesito que hace un recorrido por el centro; o hacer el tour en trikke, unos tipo scooters con un guía que te dará todos los detalles y resolverá tus dudas.

Nosotros hicimos el segundo y lo súper recomendamos, pues es más divertido y además alcanzas a ver rincones muy curiosos de la ciudad como el parque de los enamorados, o colegios antiquísimos abandonados. Conoce más sobre las opciones en Santo Domingo, al dar clic aquí.

Para comer hay muchas opciones, pero te recomendamos Jalao, por ser de los lugares más tradicionales, donde podrás probar los platillos más populares de Dominicana y, claro, una cerveza Presidente.

Si buscas vida nocturna, hay muchas opciones de baresitos muy divertidos para beber y bailar. No te puedes perder Sabina Bar, Sugar Cane, Lulu o Parada 77 Bar.

Lee también: 7 básicos que TIENES que saber si piensas viajar a Japón

Día 2

Planea tu visita al Parque Nacional Tres Ojos y el parque Mirador del Este (están uno junto al otro). Primero pasea por el parque del Este, una caminata tan larga como tú quieras para llenarte de energía. Luego pasa a Tres Ojos, el parque con impresionantes cenotes de todos los tamaños y colores. Déjate sorprender por la naturaleza en este spot. Importante: ¡tienes que usar repelente de mosquitos! Puedes conocer más sobre estas actividades al dar clic aquí.

De camino, pasa a conocer el Faro Colón. ¿Insta Spot ALERT! Es un impresionante monumento donde querrás tomarte muchas fotos y recorrerlo. Tip: Las fotografías no le hacen honor a lo asombroso que es, ¡no te lo imaginas!

Regresa al centro para comer y relajarte el resto de la tarde. Te recomendamos Buche’ Perico, un lugar con un extenso menú donde tienes que probar los arroces y mariscos en una terraza súper a gusto y tranquila. Disfruta de la tarde y cierre del viaje con una sangría del huerto, ¡deliciosa!