Ahora que todos somos chefs, este layer cake de fresas y vainilla debe ser tu próximo reto

La cocina se ha convertido en el espacio de escape para muchos durante la cuarentena. A estas alturas seguramente, ya intentaste la receta de algunas bebidas, pastas y hasta ramen, pero qué tal si ahora te pasas a la repostería. Todo cocinero casero necesita un buen pastel de vainilla en su repertorio de recetas, pero este layer cake va un paso más allá.

No te preocupes, es una receta que se hornea maravillosamente, se apila fácilmente y no fallará con su clásico sabor de vainilla y un toque de suero de mantequilla que combina con casi cualquier combinación de glaseado o relleno, nosotros lo preparamos con la clásica pero ganadora mermelada de fresa y frutos rojos frescos.

También es muy versátil, perfecto para preparar en un cumpleaños, cenas o una simple comida de verano. Así que comienza a practicar, una vez que domines la receta y termine la cuarentena, no dudarás en decir «yo llevo el pastel» a la próxima reunión.

Ahora que todos somos chefs, este layer cake de fresas y vainilla debe ser tu próximo reto - receta-pastel-capas-vainilla-y-fresas

Ingredientes:

– 3 tazas de harina de trigo
– 2 tazas de azúcar granulada
– 2 cucharaditas de polvo de hornear
– ½ cucharadita de bicarbonato de sodio
– ¾ cucharadita de sal kosher
– 1 taza de mantequilla sin sal, suavizada
– 5 huevos grandes, a temperatura ambiente
– 1 ¼ tazas de buttermilk
– 1 cucharada de extracto de vainilla
Para el relleno:
– 2 ½ tazas de fresas cortadas en cuartos
– 2 cucharaditas de ralladura de naranja
– 2 cucharadas de jugo de limón
– ½ taza de azúcar (puedes reducir a ¼ taza si deseas que la mermelada sea menos dulce)
– Frutos rojos frescos para decorar

Instrucciones:

1. Precalienta el horno a 180 ° C. Rocía 3 moldes para hornear de 9×2 pulgadas con spray antiadherente (o mantequilla y harina) y cubre los fondos con papel pergamino.
2. Mezcla la mantequilla y los ingredientes secos en el tazón de una batidora. Combina la harina, el azúcar, el polvo de hornear, el bicarbonato de sodio y la sal kosher a baja velocidad.
3. Agrega la mantequilla ablandada y mezcla a velocidad media hasta que la mantequilla se incorpore y la mezcla tenga una textura arenosa, aproximadamente de 30 a 45 segundos.
4. Mezcla los ingredientes líquidos: huevos, el suero de mantequilla y el extracto de vainilla en una taza de medir grande. Con la batidora a baja velocidad, agrega la mezcla líquida a la mezcla de mantequilla y harina en dos partes. Bate bien después de cada adición y raspa los lados y el fondo del tazón. Continúa mezclando hasta obtener una masa suave.
5. Divide la masa entre los moldes para pasteles y alisa las partes superiores. Golpea las bandejas contra los mostradores una o dos veces para expulsar las burbujas de aire grandes.
6. Mete al horno durante 20 a 35 minutos: comienza a verificar a los 20 minutos y continúa horneando hasta que los pasteles se separen de los lados y un palillo insertado en el centro salga limpio.
7. Mientras tanto, puedes preparar la mermelada: coloca las fresas en cuartos, la ralladura de naranja, el jugo de limón y el azúcar en un tazón grande apto para microondas o una taza medidora de vidrio.
8. Mezcla suavemente para combinar y asegurándote que las fresas estén bien cubiertas con el azúcar. Deja reposar durante 30 minutos a temperatura ambiente para macerar.
9. Revisa los pasteles y retira del horno. Deja enfriar durante 15 minutos. Luego, desmolda los pasteles y deja que se enfríen por completo.
9. Ahora, coloca el tazón con fresas sobre un plato en el horno de microondas. Cocina durante intervalos de 5 minutos cada uno, revolviendo suavemente cada periodo.
10. La mezcla de mermelada estará lista cuando el líquido se espese ligeramente y se ponga almibarado. A medida que se enfría, debe espesarse.
11. Vierte la mermelada caliente en un frasco. Deja enfriar a temperatura ambiente y luego guarda por un rato en el refrigerador.
12. Ahora que tienes los pasteles y la mermelada lista, coloca tu primer pastel sobre una base y extiende el relleno de fresa o algún glaseado. Repetirás este paso con todas las capas de tu pastel.
13. Ponte creativo a la hora de decorarlo y ¡disfruta!