Las escuelas de Suzy Amis llegaron para quedarse, ¡te decimos por qué!

Seguramente ubicas a Suzy Amis como esposa de James Cameron, o por su papel en Titanic. Pero es principalmente una importante líder ambiental, que está por cambiar la forma en que nuestras familias coman y piensen en la Tierra y su cuidado. El trabajo más reciente de Suzy es en la educación sobre los alimentos de origen vegetal para abordar el cambio climático.

Lee también: ¿Cuál es el verdadero significado de «eco-friendly»?

Además es productora, mamá de cinco hijos y recientemente, abuela. Es autora del Plan OMD: «Intercambia una comida al día para salvar tu salud y salvar el planeta» y fundadora del Movimiento OMD, dedicado a transformar los hábitos alimenticios y ampliar el acceso a comida saludable.

En una entrevista con Oprah, Amis explica cómo cambiar UNA SOLA COMIDA al día a una comida basada en plantas puede salvar 200,000 galones de agua y el equivalente de carbono de manejar de Los Angeles a Nueva York. Eso es UNA persona. Puedes ver la entrevista aquí.

Lee también: Enséñale todo sobre mindfulness a tus hijos con este curioso muñeco

En 2005, fundó MUSE School CA, con su hermana, Rebecca Amis. MUSE es la primera escuela en Estados Unidos que funciona con energía solar al 100%, cero desperdicio y con un programa de almuerzo 100% orgánico basado en plantas. Y en 2018, MUSE Global se lanzó para franquiciar la escuela en todo el mundo, este año abrirán escuelas en China y más regiones de E.U.

La filosofía de Amis es simple: hay que ser congruentes. Al educar a la próxima generación, estamos en perfecto momento de demostrarles el impacto que tienen sus acciones más pequeñas, como el ahorro de agua, el reciclaje y qué comen. Esta escuela es básicamente un laboratorio de sustentabilidad donde los niños aprenden a través de la experiencia y no sólo la teoría.

Lee también: 5 tips para enseñarle a meditar a tus hijos

En MUSE les enseñan a los niños a cultivar relaciones entre uno mismo, el otro, su comunidad y el planeta. Los ayudan a ver que al equilibrar las necesidades humanas y ecológicas se puede llevar una vida feliz y sana. Cuando entendemos que todos estamos conectados, automáticamente nos volvemos más responsables con nuestras desiciones.

«Cuando comienzas a ser consciente de lo que pones en tu boca, cómo estás comiendo y de dónde proviene tu comida, también te hace más consciente y más consciente de otras cosas en tu vida», dice Amis.

Conoce más sobre ella y sus proyectos aquí.