8 lecciones de The School of Life que podemos aplicar hoy

The School of Life es una organización fundada por el filósofo inglés Alain de Botton que ha dedicado su vida a estudiar los problemas más cotidianos del ser humano y ha hecho un excelente trabajo en ayudarnos a entender un poco. Entre sus creaciones están libros, tarjetas, cuadernos, contenidos digitales y muchas herramientas más que nos ayudan a entendernos a nosotros mismos y a vivir una vida con un poco más de inteligencia emocional.

The School of Life ha producido 500 películas y escrito 5 millones de palabras. Este es un problema enorme, pues para tener alguna esperanza de permanecer en la mente de alguien, las ideas, incluso las muy buenas, deben ser breves y reducidas a una esencia. Por eso, por el bien de sus seguidores, The School of Life resumió todo lo que creen en ocho puntos clave: el credo de The School of Life. Estas son realmente 8 cosas fáciles de recordar y de aplicar todos los días (empezando HOY). Aquí te los compartimos.

Acepta la imperfección

Somos seres inherentemente defectuosos y rotos. La perfección está más allá de nosotros. A pesar de nuestra inteligencia y nuestra ciencia, nunca acabaremos con la estupidez y el dolor. La vida siempre seguirá siendo, de manera central, el sufrimiento. Todos estamos, de cerca, asustados, inseguros, llenos de arrepentimiento, añoranza y error. Nadie es normal: las únicas personas que podemos considerar normales son las que aún no conocemos muy bien.

Comparte vulnerabilidad

Reconocer que todos somos débiles, locos y equivocados debería inspirar compasión por nosotros mismos y generosidad hacia los demás. Saber cómo revelar nuestra vulnerabilidad y nuestro quebrantamiento es la base de la verdadera amistad, que anhelamos universalmente. Las personas no terminan de manera confiable con la vida que se merecen. No hay verdadera justicia en la forma en que se distribuyen las recompensas. Debemos abrazar el concepto de tragedia: cosas terribles al azar pueden ocurrir y suceden en la mayoría de las vidas. Podemos fallar y ser buenos y, por lo tanto, debemos ser más lentos para juzgar y más rápidos para comprender. Los que han fracasado no son «perdedores»; pronto podremos estar entre ellos. Se amable.

Reconoce tu locura

No podemos estar completamente cuerdos, pero es un requisito básico de madurez que comprendamos las formas en las que estamos locos, podamos advertir a los demás que nos importan lo que nuestras locuras podrían hacernos hacer, temprano y en el momento oportuno y antes de que lo hayamos causado mucho daño – y tomar medidas constantes para contener en lugar de actuar nuestras locuras. Deberíamos poder tener una respuesta preparada, y nunca ofendernos, si alguien nos pregunta (como debería): «¿De qué manera estás loco»? La mayor parte de la locura se reduce a la infancia, que, de una manera única en nuestra situación, nos habrá desequilibrado. Nadie ha tenido todavía una infancia «normal»; esto no es un insulto a los esfuerzos de las familias.

Acepta tu idiotez

No huyas de la idea de que puedes ser un idiota como si fuera una idea rara y terrible. Acepte la certeza de buena gana, a plena luz del día. Eres un idiota pero no hay otra alternativa para un ser humano. Estamos en un planeta de siete mil millones de tontos comparables. Aceptar nuestra idiotez debería hacernos sentir confiados ante los desafíos, ya que es de esperar que nos equivoquemos, cómodos con nosotros mismos y listos para extender una mano de amistad a nuestros vecinos igualmente quebrantados y dementes. Debemos superar la vergüenza y la timidez porque ya nos hemos despojado de gran parte de nuestro orgullo.

Eres suficientemente bueno

La alternativa a la perfección no es el fracaso, es hacer las paces con la idea de que somos, cada uno de nosotros, «suficientemente buenos». Padres, hermanos, trabajadores y humanos suficientemente buenos. «Ordinario» no es un nombre para el fracaso. Entendido con más cuidado y visto con un ojo más generoso y perspicaz, contiene lo mejor de la vida. La vida no está en otra parte; es, completa y correctamente, aquí y ahora.

Supera el romanticismo

«El uno» es un invento cruel. Nadie está del todo «correcto» ni del todo equivocado. El verdadero amor no es simplemente una admiración por la fuerza, es paciencia y compasión por nuestras mutuas debilidades. El amor es la capacidad de llevar la imaginación a los momentos menos impresionantes de una persona y de otorgar un grado continuo de perdón por la fragilidad natural. No se debe esperar que nadie nos ame «tal como somos». El aprendizaje y el desarrollo son la esencia del amor. El amor genuino implica que dos personas se ayuden mutuamente para convertirse en la mejor versión de sí mismos. La compatibilidad no es un requisito previo para el amor; es el logro del amor.

Desespérate alegremente

Estamos bajo una presión indebida e injusta para sonreír. Pero casi nada saldrá del todo bien: podemos esperar frustración, malentendidos, desgracias y rechazos. Deberíamos permitirnos la melancolía. La melancolía no es rabia ni amargura, es una noble especie de tristeza que surge cuando estamos abiertos al hecho de que la decepción está en el corazón de la experiencia humana. En nuestro estado de melancolía, podemos comprender sin furia ni sentimentalismo que nadie comprende plenamente a nadie más, que la soledad es universal y que toda vida tiene su plena medida de dolor. Con la tragedia de la existencia firmemente en mente, podemos disfrutar de un solo día sin incidentes, algunas flores delicadas o una conversación íntima con un amigo. Podemos aprender a sacar el máximo provecho de lo que es bueno, cuando sea, donde sea y en cualquier dosis que surja. Desesperación, pero hágalo con alegría: cree en la desesperación alegre.

Trasciéndete a ti mismo

No estamos en el centro de nada; agradecidamente. Somos minúsculos haces de materia evanescente en un rincón infinitesimal de un universo sin límites. No contamos ni un ápice en el esquema más amplio. Esta es una liberación. En lugar de quejarnos de que somos demasiado pequeños, deberíamos deleitarnos al sentirnos humildes ante un poderoso océano, un glaciar o el planeta Kepler 22b, a 638 años luz de la Tierra en la constelación de Cygnus. Deberíamos aliviarnos de pensar en la bondadosa indiferencia del infinito espacial: una eternidad donde nadie se dará cuenta y donde el viento erosiona las rocas en el espacio entre las estrellas. La humildad cósmica, que nos enseñó la naturaleza, la historia y el cielo sobre nosotros, es una bendición y una alternativa constante a una vida de empujones frenéticos, falta de humor y orgullo ansioso.