Rutinas de 5 minutos para empezar mejor el día

Sí, madrugar es muy bueno, meditar mínimo 10 minutos, y hacer ejercicio por al menos 30 minutos también. Pero tal vez no siempre es tan fácil tener ese tiempo, o no tienes ningún interés en despertar a las 4:00 am. Lo entendemos, la rutina para un mejor día no siempre es fácil. Pero sí existen opciones rápidas que pueden darnos un empujón.

No es necesario agregar tanto tiempo o energía a la rutina que ya tienes para ser feliz o productivo. De hecho, muchos de los hábitos que pueden ayudarte a comenzar mejor el día toman cinco minutos o menos. Aquí te sugerimos algunas de las rutinas más simples (cortitas) para comenzar el día sintiéndote renovado y listo para enfrentar cualquier desafío que se presente.

Escribe tres cosas que agradeces

Piensa en lo que ya tienes en tu vida y escríbelo. Es una forma de reconocer y expresar gratitud por tus amigos, familiares, un nuevo día o la salud. Esta estrategia es similar al ejercicio de «tres cosas buenas» recomendado por Martin Seligman, profesor de psicología en la Universidad de Pensilvania y uno de los fundadores del movimiento de psicología positiva. Corto y efectivo para activar el pensamiento positivo.

Bebe agua tibia con jugo de limón

Un limón recién exprimido con agua tibia todas las mañanas es un excelente hábito para la salud y el metabolismo. La rutina del agua de limón tiene múltiples beneficios, que incluyen ayudar a la digestión y ingesta de vitamina C, excelente para disminuir el daño celular. No toma más de cinco minutos y tu cuerpo lo agradecerá.

Escucha música

Una rutina para un mejor día que es tan simple como poner tu música favorita mientras despiertas o te preparas para el trabajo. Nota cómo mejora tu estado de ánimo. Es simple y podrías agregar por ahí un baile para generar endorfinas al principio del día. Una sola canción puede hacer la diferencia, ponle toda tu atención por esos minutos.

Prioriza

Escribir una lista de las cosas que quieres lograr ese día es una simple y muy efectiva rutina para un mejor día. Con la lista tendrás claridad de las prioridades para guiar tu trabajo durante las siguientes horas. Este tipo de planificación aumenta las posibilidades de lograr tus objetivos. Con la mente clara y descansada por la mañana, será mucho más fácil hacerla.

Tiende tu cama

El periodista Charles Duhigg escribió en su libro «El poder del hábito» que tender la cama puede ayudar a aumentar la productividad durante el resto del día. Esto es porque es un «hábito clave» para provocar reacciones en cadena que ayuden a que otros buenos hábitos le sigan a lo largo del día. Además, ya habrás tenido tu primer «logro» del día terminado para la primer hora de tu día.