Regla del 8-8-8 ¡Logra una vida muy productiva a tus tiempos!

Seguramente alguna vez te ha pasado que por mucho que haces, no logras ser suficientemente productivo para lograr todas esas actividades que quieres realizar durante tu día, semana, mes o hasta año. Cada vez son más personas que van agregando metas o propósitos de cosas que quieren hacer para «aprovechar mejor su tiempo», si no lo logras, para eso sirve la famosa «Regla del 8-8-8» en la que desde que la inicies llevarás una vida muy fácil.

La «Regla del 8-8-8» o conocida como la fórmula de la felicidad, es una regla que puede hacerte ver de otra manera cada cosa que hagas. Se divide en el horario de trabajo, sueño y ocio, dejando 8 horas para cada una de estas prácticas en las que vas a tener tiempo para hacer eso que tanto quieres. Aunque es claro que hay días en los que es imposible cumplir con dicha rutina.

¿Cómo funciona?

Regla del 8-8-8 ¡Logra una vida muy productiva a tus tiempos! - diseno-sin-titulo-3-1

La «Regla del 8-8-8» consiste en dedicar 8 horas al trabajo, ni un segundo más. Luego van 8 horas de ocio, si, así como lo escuchas, se trata de realizar las actividades que más te diviertan para despejarte luego de un arduo trabajo. Por último pero no menos importante, se trata de dedicar 8 horas a dormir o al menos tratar de que sean las necesarias para poder volver a empezar tu rutina al día siguiente.

¿Cuándo se debe realizar?

Regla del 8-8-8 ¡Logra una vida muy productiva a tus tiempos! - diseno-sin-titulo-4-1

La regla parte de ser muy productivo en el momento que tienes máxima atención y concretar tus tareas en ese momento para que te sea mucho más fácil, se debe determinar un tiempo especifico. Puedes partir de preguntarte ¿A qué hora eres más productivos? cuando te respondas eso, es partir de ahí como debes empezar a organizar tu rutina.

¿Qué se debe evitar?

Regla del 8-8-8 ¡Logra una vida muy productiva a tus tiempos! - diseno-sin-titulo-1-1

Un punto importante es dejar el presentismo de lado, existen muchos momentos del día en los que por más que te sientes en tu escritorio a trabajar, no avanzas y solo calientas la silla. Si te das cuenta que te está costando trabajo, es mejor que lo hagas en otro momento porque al final ni avanzas, ni te sientes bien. Es mejor despejarse en esos momentos un rato y volver a intentarlo después de un rato para evitar auto-sabotaje.

Así que ya lo sabes, si quieres cambiar la rutina que tienes día a día, esta es una buena opción para volverte una persona productiva en cada cosa que hagas. Dedica el tiempo necesario para cada acción y no te satures, eso es muy importante para que la regla pueda seguir su orden.