Disco de la semana: «Never Mind the Bollocks Here’s the Sex Pistols» de The Sex Pistols

¿Cómo haces algo más grande de lo que eres? Convirtiéndote en un símbolo de eso que representas. Durante la segunda mitad del siglo XX el rock dominó al mundo y pasó de ser el bastión de la rebeldía a la moneda de cambio de las disqueras más grandes de la industria. Cuando The Beatles dominó al mundo, bandas más pesadas como Led Zeppelin y Black Sabath pronto se sumaron a la línea de bandas de rock famosas a nivel mundial.

Pronto el sueño de ser rockstar no lo era tanto por el amor a la música, sino por la promesa de un estilo de vida lleno de lujos, sexo, drogas y excesos. Con el paso de los años la música se ablandó, cedió a la presión de las disqueras y de una sociedad que primero vio una apertura social, pero rápidamente regresó a sus ideales conservadores. Inglaterra era el país donde nacían las mejores bandas de rock, pero también uno donde la censura estaba cortando con cualquiera que pensara diferente, bajo ese contexto es en el que nacieron The Sex Pistols.

Puedes hablar de la maestría de Clapton o Harrison en la guitarra, de la voz inigualable de Robert Plant y del doctorado en astrofísica de Brian May. The Sex Pistols fueron la respuesta a esta estética y estilo musical. Sus miembros no eran grandes ejecutores en ningún instrumento y la voz de Johnny Rotten era admirada por su agresividad y no por la manera en que sonaba.

Never Mind the Bollocks es el único disco de estudio oficial de The Sex Pistols y fue publicado en 1977, cualquier otra banda es considerada un One Hit Wonder bajo esos términos, pero el disco que Johnny Rotten, Sid Vicious y compañía crearon fue un parteaguas en la música y después de casi 50 años se mantiene como uno de los discos más importantes de la historia y la banda sigue siendo un referente y fuente de inspiración para jóvenes en todo el mundo.

La música es enérgica y agresiva y la producción es descuidada, pero esas dos cosas sumadas a unas letras que llaman al anarquismo, que se sienten antinacionalistas y que preguntan qué es lo que les espera un futuro desolador, te da un producto realmente fresco y novedoso, más en una época donde el rock ya era parte del mainstream desde hace muchos años.

Canciones como Holidays in the Sun, God Save the Queen, o Problems se mantienen como clásicos que millones de personas pueden cantar en cualquier momento, pero tal vez la influencia de The Sex Pistols es más notoria en las bandas que les sucedieron. El punk no nació con ellos y definitivamente no murió con ellos, pero la música si tomó mucho de su estilo y filosofía (el famoso DIY) para darle un sonido mucho más fresco a la música.

Never Mind the Bollocks es producto de su época, de la situación de sus integrantes y una genialidad que trasciende épocas y fronteras. Lo que sus integrantes fueron después, lo que son hoy, puede ser completamente opuesto a lo que dejaron en su única obra relevante, pero sin duda, parte de la música es aceptarlo, digerirlo y decidir si un disco donde su vocalista cantaba sobre anarquía en 1977, pero que ahora apoya Brexit y Trump vale la pena seguir sonando.