Hay ciencia detrás de nuestro amor por el Reality TV (y nuestros favoritos en Netflix)

Vengo de una generación en la que esperábamos cada semana un capítulo nuevo de programas como «Laguna Beach», «The Hills» o «Keeping Up With the Kardashians», y lo grabábamos. Realmente era mi guilty pleasure que compartía con mis amigas y luego lo dejamos un tiempo. Pensarías que con el tiempo y la edad, mi gusto televisivo se volvería más refinado. Pero no pasó y cuando entramos en cuarentena y pasaron tres meses de aislamiento social, empeoró. Luego leí que literalmente hay ciencia que respalda por qué es uno de los hobbies favoritos de muchos.

Casi siempre hay dos opciones: odiamos los reality shows o los vemos, la mayoría del tiempo sin saber exactamente por qué. Personalmente, soy parte del segundo grupo. No puedo explicar qué es lo que me atrae de este tipo de programas, son tan ridículos y falsos, pero se vuelven un momento casi ansiado de mi día. Varios especialistas en psicología explican que es un efecto de sentirse menos conectado con las personas que nos rodean y encontrar esa conexión en personajes o concursantes. Hace sentido, sobretodo en los momentos en que vivimos ahora. Pero, hay muchas otras razones, ya verás cuál resuena más contigo.

Hay ciencia detrás de nuestro amor por el Reality TV (y nuestros favoritos en Netflix) - reality-tv-2

En este artículo entrevistan a cinco expertos que explican qué es lo que sucede y por qué disfrutamos de ver ese contenido que muchos etiquetamos como «basura». Y no todos los expertos están convencidos de que estamos reemplazando nuestras vidas sociales con latele. La Dra. Racine R. Henry, terapeuta en matrimonio y familia, aclaró que depende de la circunstancia personal de cada quien. Que, por ejemplo, sería una mentira negar que he llorado durante estos programas. Henry explica: «Los reality shows juegan varios papeles para cada persona que los ve. Es muy importante mantener las cosas en perspectiva y tener en cuenta que la vida de nadie es perfecta, independientemente de cómo aparezca en la televisión«.

Y si lo pensamos, una de las razones por las que es tan divertido es porque somos conscientes de lo ingeniosos e, irónicamente, «falsos» que son estos programas. La Dra. Carole Lieberman, M.D., psiquiatra de medios y consultora de reality tv, lo explicó así: “Vivimos indirectamente a través de las experiencias de las estrellas de los reality shows, desde la seguridad de nuestros hogares. En realidad, no tenemos que arriesgar nuestro corazón o nuestra reputación cuando vivimos indirectamente las experiencias de los participantes del reality show «.

Hay ciencia detrás de nuestro amor por el Reality TV (y nuestros favoritos en Netflix) - reality-tv-3

Creo que lo importante a entender (y recordar) aquí es la importancia de mantenernos separados de los programas. La delicia de ver estos programas es la frivolidad con la que podemos simplemente apagar la televisión y retomar nuestra vida sin importar las «tragedias» por las que estén pasando los personajes. La otra parte tan atractiva es que es un contenido que no nos exige nada. No hay que entender, ni poner atención, ni tratar de adivinar el desenlace.

Ahora, si a ti (como a mi) no te da pena amar este tipo de programación y estás buscando tu próxima semana de entretenimiento, te dejo mis recomendaciones que puedes encontrar en Netflix.

Love is Blind

Queer Eye

Selling Sunset

Indian Matchmaking

Dating Around