Smell

La práctica del «mindful snacking» puede cambiar la forma en que te nutres

Ya tenemos dominadas las tres comidas principales del día. Hacemos un menú semanal y planeamos los desayunos, comidas y cenas. Pero, ¿qué pasa con esos espacios entre comidas? Es peligroso no saber qué comemos en esos momentos porque a veces es cuando peor nos alimentamos.

Lee también: 5 bebidas para mantenerte con energía todo el día

Tal vez has hecho todo bien durante el día. Pero llega la tarde y te ataca un hambre que no te deja ni pensar, te das cuenta que necesitas energía y quieres comerte cualquier cosa que esté a la mano. Seamos realistas, hemos comido cosas terribles y sin darnos cuenta en esos momentos de desesperación.

La práctica del "mindful snacking" puede cambiar la forma en que te nutres - mindful-snacking-2-1024x694

Empresas como Mondelēz International tienen iniciativas de consumo consciente donde buscan impulsar a las personas a comer snacks con intención y atención. El objetivo es enfocarnos en qué es lo que queremos comer, por qué comemos y cómo nos hace sentir ese alimento, generando una experiencia positiva con la comida.

Lee también: Conoce el Kimchi: el alimento coreano que mejorará tu salud

La cosa es que no tenemos que escoger entre comer algo rico y comer sano. Porque la idea de comer sano incluye el momento exacto en que estamos ingiriendo el alimento, y a eso se refiere el mindful eating en general. Pero es momento de enfocarlo en los alimentos entre comidas.

La práctica del "mindful snacking" puede cambiar la forma en que te nutres - mindful-snacking-3-1024x694

Elegir tu snack de manera consciente es el primer paso. Y lo que sigue es un momento religioso, pues vas a observar tu comida y agradecerle (internamente) por sus nutrientes y por la energía que te va a dar. Huélelo, siéntelo en tus manos, enfócate en él. No importa si es una galleta, un chocolate, una manzana. Sonríele.

Lee también: Alimentos que pueden ayudarte a lograr un sueño más profundo (gracias al GABA)

Tómate ese momento y no sólo comiences a comer. Ahora sí, introdúcelo en tu boca y siente cada sabor y textura que hay en tu boca conforme lo masticas. ¿Qué notas? Concéntrate en eso, es lo único que tienes que hacer ahora. Recuerda masticar entre 30 y 50 veces (depende del alimento), esto mejorará el proceso de digestión.

La práctica del "mindful snacking" puede cambiar la forma en que te nutres - mindful-snacking-4-1024x694

Repite este proceso hasta que termines con tu corto momento de comida a media mañana o tarde. Verás que te sientes más satisfecho, con más energía y contento de haber pausado por un momento. Házte preguntas como ¿Por qué necesito un snack? ¿De qué tengo antojo? ¿A qué sabe?, y ¿Cómo me hace sentir? Y ten una relación más consciente con la comida.