Los mejores mustangs de la historia, ¿cuál es tu favorito?

Mustang llegó a cambiar las reglas del juego. Incluso al pensar en la historia de la cultura popular, hay un antes y un después del Mustang. Pensamos en los años 50 con los Cadillacs que hombres como Don Draper manejaban, imponiendo respeto, pero también cargando en sus hombros una responsabilidad que no deseaban. Mustang llegó a rebelarse del establishment, se convirtió en el rebelde que gritaba libertad en los años 60, se puso en medio del ojo del huracán cuando el mundo cambió para siempre.

Desde entonces Mustang ha permanecido como uno de los autos más potentes que pueden circular legalmente por las calles. Con un motor impresionante y una historia aún más grandiosa, desde 1964 que fue presentado, este auto ha sido el favorito de millones que ven en su fuerza y estética la combinación perfecta que uno puede buscar en un auto. Estos son los modelos que más han llamado la atención en la larga historia de uno de los mejores aciertos de Ford.

2020 Shelby GT500

Esta leyenda contemporánea no tiene mucho que decir que su descripción oficial no deje claro: «el auto deportivo street-legal más poderoso de la historia de los Mustangs. Diseñado para la pista y construido para las calles, monta un formidable motor V8 Supercargado que entrega unos impresionantes 760 caballos de fuerza, potencia suficiente para elevar tu adrenalina al máximo».

2000 SVT Cobra R

Hace dos décadas este era el Mustang más rápido de la historia, por mucho. Podía acelerar de 0 a 100 km/h en 4.4 segundo y su brillante color rojo buscaba demostrar que Ford había llegado al siglo XXI con bombo y platillo.

2012 Boss 302 Laguna Seca

El Laguna Seca se convirtió en uno de los favoritos porque había muchas expectativas sobre lo que podría hacer y las superó todas. Con 444 caballos de fuerza, eliminando los asientos traseros y mejorando la suspensión, así como la rigidez del chasis, este auto era un monstruo para las calles y las pistas de carreras.

2013 Shelby GT500

Alcanzando los 325 km/h, el Shelby GT500 rompió los paradigmas de lo que un auto street-legal podía lograr. Este es el auto que salió en la película Need for Speed y que luego se vendió en 300 mil dólares en una subasta.

1967 Shelby GT500 Eleanor

Gone in 60 Seconds es un clásico de las películas de robos y de autos, pero a pesar de los increíbles autos que desfilan en la película, el Shelby GT500 de 1967 es la joya de la corona. Eleanor es su nombre y desde entonces se convirtió en más que una leyenda, de hecho para muchos este auto representa a la perfección el espíritu de Mustang.

1965 Shelby GT350

Durante los primeros años de Mustang, el Shelby GT demostró tener mayor potencia que el resto, pues los ingenieros lograron hacer que pasara de los 271 caballos de fuerza a 306.

1968 Mustang GT Bullitt

Aunque las nuevas generaciones pueden dejarlo en el olvido, fue gracias a Steve McQueen y la película Bullitt que Mustang realmente despegó y durante décadas el modelo GT de 1968 fue el más reconocido de todos. De hecho, este auto terminó vendiéndose en 3.74 millones de dólares, convirtiéndose en uno de los autos más costosos de la historia.