Los gatos naranjas son especiales, según la ciencia

Dicen que los gatos naranjas son los más amigables de todos los gatos. Nunca esperamos que un gato sea cariñoso o atento, pero sí existe la creencia de que los de pelo naranja son algo más afectuosos. Esto puede ser un mito como puede ser una fama que sus dueños les quieren hacer. Pero resulta que sí existen otras razones reales por las que los gatos naranjas son diferentes de la mayoría.

El gen responsable del color naranja está ligado al sexo. Un gato con el pelo naranja tiene una probabilidad mucho mayor de que sea macho. Y de acuerdo con esta investigación, se ha dicho que los gatos machos son un poco más amigables que las hembras, lo que podría explicar la naturaleza amorosa. Pero al parecer hay otra razón que hace únicos a los gatitos naranjas, hay un estudio que examinó la frecuencia de la variante del gen naranja entre las poblaciones de gatos, y encontraron que pueden diferir de otros gatos en varias formas.

Los gatos naranjas son especiales, según la ciencia - gatos-naranjas-2

Son más comunes en ambientes rurales (o menos poblados)

Esto sugiere que los gatos naranjas pueden disfrutar de un mayor éxito reproductivo en determinadas condiciones sociales. En entornos rurales, el sistema de apareamiento de los gatos es más poligínico, lo que significa que mientras los gatos machos tienden a aparearse con varias gatas, las hembras tienden a aparearse con un solo macho. Mientras tanto, en entornos urbanos, tanto los gatos hembras como los machos tienen múltiples parejas.

Muestran mayor dimorfismo sexual

Los machos naranjas pesan más que los gatos de otros colores y las hembras naranjas pesan menos que los gatos de otros colores. Este patrón se ha documentado previamente en Australia.

Los gatos naranjas son especiales, según la ciencia - gatos-naranjas-3

Cómo se aparean

Los investigadores desarrollaron una teoría de que gracias a las diferencias físicas y de comportamiento, los gatos naranjas (machos en particular) pueden depender de una estrategia diferente para reproducirse. Como son de mayor tamaño (y probablemente más agresivos), los machos naranjas pueden disfrutar de un mayor «estatus social» y entonces, mayor éxito reproductivo.