Luxury Toys

Estos son los coches clásicos más cool de Bruce Willis

Bruce Willis es una de las estrellas de cine de acción más famosas del mundo. Con sus papeles de hombre invencible que tiene que salvar el planeta, la ciudad o a la mujer, y todo siempre le sale bien. Como consecuencia, a sus personajes siempre los relacionamos con coches, ¿no?

Lee también: Autos clásicos de los 60’s que seguirán en tendencia en 2019

Pero algunos de los autos que posee en realidad son más impresionantes que los que manejó en las películas. Willis solía ser un gran coleccionista de ‘muscle cars’ y fue dueño de algunos vehículos bastante raros. Muchos de ellos ya los subastó, pues admitió que tenía una adicción y quería buscar autos más ecológicos. Pero estos son los rides más cool de Bruce Willis.

Dodge Charger 1968

Estos son los coches clásicos más cool de Bruce Willis - coches-bruce-willis-1

Este modelo era una edición limitada de la película «Bullitt» (fue el coche que manejó el malo durante la persecución, no Steve McQueen). Este auto fue un regalo de la esposa de Bruce en 1998, Demi Moore, quien lo compró de otro famoso: el líder de Jamiroquai, Jay Kay.

 

Shelby GT500 1968

Estos son los coches clásicos más cool de Bruce Willis - coches-bruce-willis-2

El Shelby GT500, también llamado Shelby Mustang, fue una variante del Ford Mustang que fue construido por Shelby entre 1965 y 1968, y luego desde 1969 hasta 1970 por Ford. Después de la introducción del Ford Mustang de quinta generación en 2005, la placa de Shelby fue revivida como un modelo de alto rendimiento. Este auto fue subastado por Willis en 2008.

 

Pontiac Firebird 400 1968

Estos son los coches clásicos más cool de Bruce Willis - coches-bruce-willis-3

El Firebird tuvo una larga vida, de 1967 a 2002, y también fue un nombre compartido con los autos conceptuales de General Motors en la década de los 50 y principios de los 60. El modelo de 1968 es parte de la primera generación (de un total de cuatro generaciones), y el 400 vino equipado con un 400 CID Pontiac V8 que tenía una potencia de 330 caballos de fuerza.

 

Lee también: Él es poseedor de una increíble colección de Porsche

 

Chevrolet Corvette 1957

Estos son los coches clásicos más cool de Bruce Willis - coches-bruce-willis-4

El Chevrolet Corvette es uno de los autos más famosos en la historia de los coches. Ha sido fabricado desde 1953 y se le conoce como el mejor auto deportivo de Estados Unidos. Después de protagonizar el programa de televisión de los 60, «Route 66», el Corvette se convirtió en sinónimo de libertad y aventura. Es el coche conceptual y deportivo más exitoso de la historia.

 

Chevrolet 3100 1954

Estos son los coches clásicos más cool de Bruce Willis - coches-bruce-willis-5

Esta camioneta fue construida para especialmente para Bruce Willis a principios de la década de 1990. La camioneta venía equipada con un motor V8 de 350cid combinado con una transmisión manual de cuatro velocidades, e incluía un interior personalizado con aire acondicionado, asientos de piel color camello, el clip delantero y el diferencial trasero de un Chevy Nova.

 

Chevrolette Corvette Stingray 1967

Estos son los coches clásicos más cool de Bruce Willis - coches-bruce-willis-6

El C2 Stingray de Bruce Willis es un Corvette de segunda generación y un modelo de último año de la generación 1963-1968. Tiene un estilo exterior clásico de Stingray con defensas en pico, una nariz larga y una cola corta y ondulada. Se llama Stingray (mantarraya) debido a su representación del animal cuando se ve desde una vista aérea.

 

Lee también: ¿Sabes cuál era el coche favorito de John Lennon?

 

Chevrolet Bel Air Nomad 1955

Estos son los coches clásicos más cool de Bruce Willis - coches-bruce-willis-7

El Chevy Bel Air Nomad de 1955 es anterior a uno de los autos más emblemáticos de todos los tiempos: el 57 Chevy. El Bel Air era un auto de tamaño completo producido entre 1950 y 1981, inicialmente solo con un techo rígido de dos puertas, para diferenciarlo claramente de los modelos Styleline y Fleetline. El 1955 es un modelo de primer año de la segunda generación, cuando el automóvil recibió todo el nuevo estilo y potencia.