La Bestia: el automóvil búnker a prueba de ataques que usa Joe Biden en México

Joe Biden está en México desde el domingo 08 de enero del 2023 para reunirse con el presidente Andrés Manuel López Obrador y el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau. Viajó hasta nuestro país a bordo del Air Force One y para trasladarse por tierra subió a la limusina presidencial conocida como «La Bestia» desde el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles.

Características de «La Bestia»

«La Bestia», el automóvil presidencial es un Cadillac One súper equipado para proteger al mandatario de los Estados Unidos de América, fue fabricado por General Motors y comenzó a usarse por Barack Obama en el año 2009. La versión que utiliza el actual presidente fue fabricada en el gobierno de Donald Trump en el 2018.

Costó casi 16 millones de dólares, mide 5,5 metros, pesa alrededor de ocho toneladas y tiene un blindaje de hasta 12 centímetros tanto en puertas como ventanas. Soporta intensos ataques de hasta calibre .44 Magnum y la Casa Blanca lo renueva cada 10 años.

Podríamos creer que por su peso no es un vehículo ágil pero no es así, por supuesto que necesitaba una suspención habilidosa que permitiera gran maniobralidad para poder huir en momentos de peligro. Es casi casi como el auto de James Bond con incluso armas en su interior. El chofer debe estar altamente capacitado para poder utilizarlas.

La Bestia: el automóvil búnker a prueba de ataques que usa Joe Biden en México - la-bestia

Por seguridad no utiliza gasolina, sino diésel. El protector de las llantas no se queda atrás en su tecnología, cuentan con un recubrimiento de materiales usados en cascos y chalecos militares para que puedan seguir en movimiento incluso si se ponchan.

Es un búnker donde los que se encuentren en su interior pueden sobrevivir incluso si hay un ataque biológico pues está completamente sellado. Resiste explosiones, tiene botón de pánico, suministro de oxígeno, sistema antiincendios, cortinas de humo, reservas de sangre y conexión satelital que mantiene comunicación con el Pentágono, la vicepresidenta y el Departamento de Defensa. Es casi tan seguro como un tanque.

Por supuesto al ser un lujoso auto presidencial tiene varios detalles que favorecen la comodidad como un sistema de ventilación propio, el asiento del presidente con cupo para cuatro personas y un total de solo siete ocupantes en todo el auto para ir cómodamente.

El resto de la comitiva presidencial viaja en otros 50 vehículos entre los que se encuentran Cadillacs Escalade, el SUV de alta gama de la firma americana, además de 200 escoltas del servicio secreto de Estados Unidos algunos en motocicletas Harley-Davidson para proteger al presidente.