Esto es Bhakti Yoga: el yoga de la devoción

¿Te acuerdas cómo hemos platicado sobre el yoga como una práctica más allá del mat? El verdadero objetivo del yoga es lograr un estado de unidad de todo lo que eres y lo que te rodea. Ahora, Bhakti yoga se define clásicamente como el camino de la devoción, y se le conoce como el yoga del amor. David Frawley, director del Instituto Americano de Estudios Védicos, describe la práctica como concentrar la mente, las emociones y los sentidos en lo Divino para fusionarse con la realidad del amor divino.

Bhakti es uno de los tres caminos principales hacia la iluminación establecidos por el dios Krishna en el Bhagavad Gita, una de las escrituras Hindu más importantes del Mahabharata (los otros dos caminos son jnana, el camino del conocimiento y el karma, el camino de la acción, a menudo interpretado como servicio a los demás), y es considerado el camino yóguico más fácil de dominar y el método más directo para experimentar la unidad de la mente, el cuerpo y el espíritu.

Esto es Bhakti Yoga: el yoga de la devoción - bhakti-yoga-3

Bhakti significa «devoción» o «amor» y este camino contiene varias prácticas para unir el bhakta con lo Divino. Por ejemplo, en Hatha Yoga requieres un cuerpo fuerte y flexible, Raja Yoga requiere una mente disciplinada y concentrada, y Jnana Yoga requiere de muchísimo conocimiento. Pero el único requisito para Bhakti Yoga es un corazón abierto y amoroso. Es un yoga que complementa bien otros caminos del yoga, el que sea que elijas.

¿Cómo se practica?

A diferencia de lo que estamos acostumbrados, Bhakti yoga no se hace con posturas sobre un mat con unos leggings. Lo puedes practicar a lo largo del día, con muchas actividades diferentes. Se trata de otorgar, precisamente, momentos de devoción a las deidades, a ti y al universo. Pueden ser cantos, ceremonias tipo puja (ofrendas), agradecimientos de los alimentos, meditación y más. El chiste es que encuentres lo que más pleno te hace sentir.

Esto es Bhakti Yoga: el yoga de la devoción - bhakti-yoga-2

Hay nueve prácticas principales de Bhakti Yoga que se pueden hacer de forma independiente o en conjunto. Cada una crea un bhava (sentimiento) específico que puede que a algunos les resuene uno más que otro.

Shravana – escuchar las antiguas escrituras, que son especialmente poderosas si son dichas por un santo o un bhakta genuino. Las puedes buscar en diferentes sitios de internet, incluso YouTube.
Kirtana – cantar canciones devocionales, generalmente practicadas en un formato de grupo. Pero también puedes hacerlo solo.
Smarana – «recordar» lo Divino meditando constantemente.
Padasevana – significa «servicio a los pies» de lo Divino, que incorpora la práctica del karma yoga (servicio desinteresado) con bhakti (devoción).
Archana – el ritual de adoración de lo Divino a través de prácticas como la puja y havan o homa (ofrenda de fuego).
Vandana – postrarte ante la imagen elegida o la representación de lo Divino, que puede ser una imagen, pintura, escultura o figura.
Dasya – la devoción incuestionable de lo Divino que implica el cultivo de servir la voluntad de Dios en lugar del propio ego. En otras palabras, rendirte.
Sakhya – la amistad y la relación establecida entre lo Divino y el devoto.
Atmanivedana – la «ofrenda propia» y la entrega total del yo a lo Divino.

Los beneficios del Bhakti Yoga son inmensos, suaviza el corazón y elimina los celos, el odio, la lujuria, la ira, el egoísmo, el orgullo y la arrogancia. Infunde alegría, dicha, paz y conocimiento. El objetivo final en la práctica del Bhakti Yoga es alcanzar el estado de nuestra esencia, un sentimiento de felicidad pura que se logra en la entrega devocional a lo Divino.