Granada, un antioxidante natural

Estudios recientes han demostrado que la granada es una de las frutas que contiene más antioxidantes, además de prevenir y disminuir inflamaciones, por otra parte brinda protección al corazón y las arterias. La granada es  rica en potasio y funciona como diurético, por lo que es la fruta ideal para quienes quieren perder algunos kilos.

Esta fruta roja es una medicina de origen natural, que se recomienda usarse para disminuir los problemas cardiovasculares y articulares, tumores, cambios hormonales relacionados con la menopausia, además de trastornos en estómago y los intestinos.

La granada reduce la presión arterial que provoca problemas dentro del sistema cardiovascular, además de evitar la degeneración de las articulaciones que llegan a provocar la artritis. A su vez ayuda en la prevención de tumores, pues el ácido elágico contribuye a generar un buen metabolismo al mismo tiempo que retarda la progresión de ciertos tipos de cáncer que se desarrollan en la próstata, pulmones, mama y piel.

En lo que respecta a la menopausia, la granada ayuda a afrontar los trastornos más típicos de la menopausia como la depresión. A pesar de que la granada no es una fruta de uso común, se recomienda al menos consumirla en ensaladas y disfrutar de su curioso sabor al mismo tiempo que sus nutrientes trabajan en el cuerpo.