Gossip

Fobias que tal vez nunca imaginaste que existían

Fobias que tal vez nunca imaginaste que existían

Esta lista de fobias demuestra que prácticamente cualquier cosa puede ser aterradora para alguien. Todos tenemos miedo a algo o a muchas cosas, pero el miedo no es lo mismo que una fobia.

Lee también: Las 10 fobias más extrañas de los famosos

Una fobia consiste en el miedo consistente a evitar estímulos específicos. Usualmente los estímulos son cosas o situaciones, como las abejas, pero un segundo componente es que las fobias generan estrés y evitan que la gente continúe con su vida normalmente. Hay algunas que son muy comunes y otras, que no lo son tanto. Checa cuáles son algunas de esas, pues podrías estar cerca de sufrirla.

Fobias que tal vez nunca imaginaste que existían - fobias2

 

Tafofobia

Es el miedo a ser enterrado vivo. Investigaciones sugieren que surgió (y probablemente alcanzó su punto máximo) durante los años 1700 en un momento en que la plaga era desenfrenada, y la gente temía que los médicos o los profesionales médicos los declararan muertos por error.

 

Eisoprofobia

Es el miedo a los espejos o, específicamente, a ver tu reflejo en un espejo. Mirarse en un espejo puede causar vergüenza o angustia a las personas con eisofobia y puede llevar a la depresión, según un estudio de 2014 que detalla una lucha de 30 años de una mujer de 55 años con esta fobia.

 

Ombrofobia

Es el miedo a la lluvia. Pertenece a una categoría que los investigadores denominan “fobias del entorno natural”, que también incluye huracanes (lilapsofobia), nieve (cionofobia), frío (criohobia) y viento (ancraofobia). Las personas con estas fobias pueden ser más propensas a tener algún tipo de educación formal relacionada con el clima, lo que les confiere “una mayor comprensión del potencial”.

Fobias que tal vez nunca imaginaste que existían - fobias3

Fonofobia

Es un miedo al sonido “anormal” e “injustificado”, según una investigación de Malasia. Los investigadores dicen que a menudo son sonidos normales y cotidianos que no pueden dañar la audición de una persona o causar dolor, como el cierre de puertas o una conversación ruidosa.

 

Lee también: Estas son las canciones que más recordamos de la películas musicales

 

Numerofobia

Numerofobia es el miedo a los números, aunque no en el sentido de que una persona crea que los 1 o 0 gigantes se esconden debajo de la cama. La figura suele aparecer como un miedo a las matemáticas o a lidiar con los números.

 

Mirmecofobia

Es un miedo a las hormigas. El término se aplica generalmente a especies de plantas que retroceden o no responden bien en presencia de estos insectos. Pero la investigación sobre las fobias y los “enjambres” de insectos sugiere que algunas personas también están asustadas por las hormigas.

 

Talasofobia

Es el miedo al océano o al agua profunda y abierta. Mientras que los pensamientos de las criaturas marinas que se esconden debajo de las olas juegan con esta fobia, a menudo se arraiga en un miedo a lo desconocido, escribe Seán Harrington en el libro Beasts of the Deep.

Fobias que tal vez nunca imaginaste que existían - fobias4

Efebifobia

Es un miedo a los adolescentes. Los investigadores culturales y demográficos han entendido por mucho tiempo que casi cada generación de adultos alberga formas leves de esta fobia, lo que significa que consideran a los adolescentes como “fuera de control”.

 

Lee también: 26 datos curiosos que deberías saber sobre Instagram

 

Las fobias de vidas pasadas

Hay una buena cantidad de investigaciones sobre personas que creen en la reencarnación y que afirman que recuerdan detalles de sus vidas pasadas. Un estudio de la Universidad de Virginia descubrió que algunos niños que dicen recordar sus vidas anteriores sufren fobias “inusuales” que dicen que están relacionadas con esas vidas pasadas, y específicamente la forma en que murieron. Por ejemplo, un niño puede tener un miedo intenso al agua que ella atribuye a ahogarse en su vida pasada.

 

Aerofobia

Es el miedo al aire fresco o al movimiento de aire, como corrientes de aire o brisas. Junto con el miedo al agua, el miedo al aire es un síntoma común de la rabia. Soplar o ventilar el aire en una persona con rabia puede desencadenar espasmos musculares y una “reacción intensa y sorprendente”, según muestra un estudio de 2008.

 

Alektorofobia

Es el miedo a las gallinas o pollos. Un estudio de 2016 describe la historia de una mujer de 18 años que tuvo un encuentro aterrador con una gallina cuando era niña. Más tarde, cada vez que veía una gallina o un pollo, le preocupaba ser picoteada o atacada. Incluso comenzó a experimentar una intensa ansiedad cuando salía a cenar y veía platos que contenían pollo.

Fobias que tal vez nunca imaginaste que existían - fobias5

Hippopotomonstro – sesquippedaliofobia

No es broma, es un miedo a las palabras largas. Quien haya acuñado el nombre para esta fobia tiene un sentido del humor un poco raro. Por lo general, se usa en el contexto de pacientes con dislexia, que pueden tener problemas con palabras inusualmente largas. También a veces se llama “sesquipedalofobia”.

 

Lee también: Los globos pueden ser los protagonistas de la decoración de tu boda

 

Globofobia

Globofobia es el miedo a los globos. “Después de ser sensibilizados en la infancia por la explosión de globos, los pacientes tienden a evitar la proximidad a los globos”, escribe el autor de un informe sobre esta fobia. Ese investigador dice que estos pacientes suelen tener problemas cuando tienen hijos y se topan con globos en las fiestas de cumpleaños de otros niños.

 

Fobofobia

Es el miedo al miedo en sí mismo. Puede llevar a ataques de ansiedad y a lo que algunos investigadores describen como “ansiedad de flotación libre”. Básicamente, estas personas son tan conscientes de las formas en que les afectará tener miedo, que luchan por funcionar por miedo a experimentar miedo.

Fobias que tal vez nunca imaginaste que existían - fobias6

Urofobia

Es el miedo a orinar. Para aquellos con problemas de control de la vejiga, el temor puede deberse a la preocupación por tener un “accidente” en público.

 

Ranidafobia

La ranidafobia es un miedo a las ranas (no es lo mismo que la bufonofobia, que es un miedo a los sapos). Como era de esperar, el miedo a las ranas puede hacer que la gente evite ir de excursión en la naturaleza o visitar museos de historia natural.

 

Panofobia

Es el miedo a todo, y es un término que a veces se usa para describir a los pacientes con trastornos de ansiedad generalizados. Un estudio reciente descubrió que muchos panoofóbicos a menudo están asustados por la oscuridad o los ruidos inofensivos. Pero, en términos más generales, las personas con panafobia tienen miedo que proviene de una causa no identificable.

Fobias que tal vez nunca imaginaste que existían - fobias9

Atazagorafobia

Es el miedo al olvido. Tener algo de experiencia con la amnesia, o conocer a alguien que haya sufrido amnesia, puede desencadenar este temor, según un estudio realizado en Alemania en 2012.

 

Cibofobia

Es el miedo a la comida. Y aunque eso suena poco común al principio, un estudio encontró que este miedo se desarrolló cuando un paciente experimentó espasmos musculares dolorosos después de comer o tragar.

 

Deipnofobia

Es el miedo a cenar o, específicamente, a las cenas. No está del todo claro cómo se desarrolla esta fobia, pero está incluida en el Oxford Dictionary of Psychology, por lo que algunas personas lo han experimentado.

 

Ergofobia

Es el miedo al trabajo. Según un estudio reciente sobre reclamos por discapacidad, las personas con ergophobia sienten un estrés y una ansiedad intensos en torno a su ambiente de trabajo, lo que afecta su capacidad para funcionar correctamente. Esta ansiedad puede volverse severa y causar ataques de pánico en toda regla.

Conoce más sobre las fobias al dar clic aquí.