Este hombre cuadraplégico escaló el Everest en su casa

Ed Jackson es un ex jugador de rugby de Bath que se rompió el cuello después de brincar en una alberca poco profunda en 2017, dejándolo sin uso o uso parcial de las cuatro extremidades. Le dijeron que era poco probable que pudiera volver a caminar. Pero poco menos de un año después del incidente, escaló Mount Snowdon. El mes pasado logró escalar el equivalente de la altura del Everest en las escaleras de casa de sus papás.

Entre sus planes de este año, estaba escalar el Everest, pero sus planes se cancelaron por la pandemia. Sin embargo, con las ganas de hacerlo y la motivación de ayudar a recaudar dinero para caridad, Jackson decidió traer el Everest a casa. Se decidió a subir esa altura en casa de sus papás, donde dormiría en casa de campaña, haría fogatas en la chimenea, pondría el AC a tope para ponerse las chamarras y enfrentar el reto de la manera más realista posible. Además nos dio una divertida a los espectadores. 

Jackson tardó cuatro días en subir 5,566 tramos de escaleras con 89,.058 escalones en una sola pierna de trabajo, arrastrándose hacia arriba y hacia abajo durante 12 horas al día para alcanzar un objetivo de 8,848 metros. El hombre de 31 años, que sufrió una lesión en la médula espinal hace tres años, completó su objetivo para recaudar fondos para la caridad y el Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña. Recaudó más de 41,000 libras (US $ 50,647.30) para caridad.

La historia es increíble, divertida y por supuesto, inspiradora. Ed Jackson se ha vuelto increíblemente popular y sus hazañas han ayudado a muchos a pasar por momentos complicadísimos. Y lo que él siempre recuerda, es la poderosa forma en que pudo cambiar la pregunta de: «¿Por qué a mi?» Por un: «¿Por que no a mi?» Ahí está el poder, ahí está el silver lining que puede transformar a una persona de víctima a héroe.

La historia de Jackson es sólo un vehículo para poder decirte esto hoy: lo que sea que estés viviendo ahorita, difícil como sea, es para ti y es un regalo. Sí, las experiencias negativas y difíciles son un regalo porque, ¿de qué otra manera aprenderemos? ¿Y de qué otra manera nos sabrá tan delicioso el triunfo? Hay que pasar por ahí para ver qué hay del otro lado.

La próxima vez que estés en sufrimiento es un excelente momento para hacerte la pregunta: ¿Por qué no a mi? y date cuenta de que, eres más capaz y valiente de lo que crees, que una situación trágica no va a definirte, y qué es una oportunidad de demostrarte a ti y los demás, que puedes usar el sufrimiento para ser un humano más feliz y evolucionado. ¿Qué opinas?