Drinks

Así se ven los diseños mexicanos en nuestras botellas favoritas

México no es indiferente para nadie. Desde hace muchos años, las mejores destilerías del mundo han buscado crear un símbolo de identidad con los mexicanos y a través del diseño de sus botellas han acaparado la atención de muchos.

Sin embargo, son pocos los diseños que trascienden con el tiempo y se quedan en la memoria de la gente. Algunas botellas realmente han dado en el blanco al reflejar en su diseño lo que somos, sentimos y anhelamos. Estas son algunas de nuestras favoritas.

Chandon Délice Limited Edition

Así se ven los diseños mexicanos en nuestras botellas favoritas - botella-chandon-edicion-especial-ambientada-3

El vino espumoso semi-dulce de Möet Hennessy, en su primer edición limitada, rinde homenaje a la cultura, flora y fauna mexicana, con un diseño influenciado por los colores y acabado vítreo de la auténtica talavera poblana e inspirada en el juego de la lotería, con una divertida selección de personajes y elementos fantásticos mexicanos.

Johnnie Walker Blue Label Mexico City Edition

Así se ven los diseños mexicanos en nuestras botellas favoritas - johnnie-walker-blue-label-mexico

La edición 2018 de Johnny Walker Blue Label se vistió de México con una de las botellas más hermosas de su colección. Inspirada en la Ciudad de México, el diseño brilla por su atención al detalle, y es que su creador, Pedro Friedeberg, logró encapsular el movimiento de la ciudad a partir de lugares emblemáticos. Al inspeccionar la botella con cuidado realmente nos hace sentir que la estamos caminando.

José Cuervo Mx 2018

Así se ven los diseños mexicanos en nuestras botellas favoritas - tequila-1

Cuervo tiene una extensa tradición con el diseño de sus botellas, pero sin duda para el mundial de Rusia en 2018, se lucieron con la edición Mx 2018. Para acentuar el sentido de identidad entre el mexicano y el tequila, pero al mismo tiempo provocar la atención internacional, Lance Wyman –famoso por el logo de las Olimpiadas de la Ciudad de México en 1968 y por la iconografía de las primeras líneas del metro– fue el encargado de la magnífica botella que llegó hasta Rusia.