Disco de la semana: «ENERGY» de Disclosure

Disclosure llegó a todo América como una promesa olvidada, parece que de un día a otro el duo se convirtió en uno de los actos más grandes e importantes. Con un par de visitas a México y dos discos en casi ocho años, han sido cautelosos con el material que publican y ahora, en medio de una pandemia que tiene todos los antros cerrados y las fiestas olvidadas, publincan ENERGY.

El tercer disco de estudio de Disclosure es el más corto, pero cada track parece sintetizar la esencia de los hermanos Lawrence. Aquí podemos ver el legado de la escena inglesa en la que se destacaron hace 10 años, pero al mismo tiempo encontramos las nuevas influencias que han recogido en su exploración global.

La edición de lujo de ENERGY cuenta con algunas canciones que Disclosure sacó entre Caracal y este disco, reflejando los sonidos africanos con los que se obsesionaron y que ahora se encuentran mucho más sutiles en piezas como Ce nest pas o Douha (Mali Mali).

Pero Disclosure también sorprende demostrando que pueden ir más allá de su zona de confort. Los interludios parecen música sacada de una playlist de lo-fi o canciones perfectas para sonorizar TikToks y Reels en Instagram, por otra parte, Birthday es una canción que a pesar de tener el sello distintivo de los himnos de Disclosure, realmente es muy sutil en darle protagonismo a Kehlani y Syd.

Claro que este no sería un disco de Disclosure sin los tracks característicos de ellos. ENERGY y My High son esas canciones que inmediatamente sabes que pertenecen a Disclosure y lamentablemente, los que podrían ser los éxitos del momento en fiestas, antros, beach clubs y más, está limitado a que nos pongamos a bailar en nuestras salas.

ENERGY es la prueba de a dónde puede ir la banda si lo llevan al siguiente nivel. Disclosure lleva muchos años en la industria, pero con su tercer disco nos demuestran que apenas estamos viendo de lo que son capaces.