Esta empresa de utensilios de cocina ha lanzado un cubrebocas de silicón con grado médico

El coronavirus frenó muchas producciones alrededor del mundo, sin embargo, muchas empresas han tenido la oportunidad de darle un giro a su negocio, creando productos que ayuden a evitar la propagación del virus: cubrebocas, caretas y gel antibacterial, por ejemplo.

En el caso de la compañía de utensilios de cocina con sede en California, GIR, ha cambiado parte de su producción al desarrollo de cubrebocas de silicona reutilizables. «Cuando nos dimos cuenta de que había una necesidad de equipo de protección para todos, desde los trabajadores de la salud hasta los trabajadores de las tiendas de comestibles, tú y yo, nos pusimos a trabajar y nos asociamos con nuestros fabricantes para desarrollar una máscara de silicona reutilizable», afirmó GIR.

El cubrebocas de silicona de GIR es un protector facial transpirable hecho con silicona de grado médico, aprobado por la FDA y LFGB. Equipado con un filtro, el cubrebocas ayudará a combatir la propagación de COVID-19. Además, se puede desinfectar después de cada uso en el lavavajillas, microondas, horno, autoclave o lavando vigorosamente con agua caliente y jabón, para reutilizarse tantas veces sea necesario.

Cada kit incluye 5 filtros para el cubrebocas que deben desecharse después de cada uso y hay más de 5 colores a elegir, además pronto estará disponible una versión para niños que es más pequeño y brilla en la oscuridad. Puedes comprar filtros adicionales con ellos mismos o utilizar tu propio suministro de filtros.

Los cubrebocas de GIR no son dispositivos médicos y no reemplazan a las máscaras quirúrgicas o de procedimiento, sino son mascarillas de uso general. Sus filtros están hechos de cuatro capas de material: una capa externa de polipropileno no tejido hilado para bloquear las partículas grandes iniciales, el polvo y las gotas de líquido. Una doble capa de tela no tejida fundida, fundida, fina y cargada electrostáticamente para bloquear partículas de polvo más finas, bacterias y gotas que transportan virus, y una capa interna de polipropileno hilado para bloquear las gotas exhaladas.

Tienen un buen ajuste apretado, pero GIR ha incluido un pequeño clip de plástico en el paquete para que los usuarios puedan engancharlo detrás de su cabeza para un ajuste más apretado en caso de tener una cabeza más pequeña.

Una alternativa eco-friendly para nuestro «regreso a la normalidad», pues a partir de ahora el uso de cubrebocas en la CDMX es obligatorio. No olvides que el cubrebocas no asegura evitar el contagio. Se debe combinar con lavado de manos constante (o en su defecto, gel antibacterial), sana distancia y evitar el contacto con nariz, ojos, boca y la cara en general.

Consulta más información al dar clic aquí.