Smell

Corredores vs. nadadores: ¿cuáles son las diferencias cardíacas?

Para sorpresa de nadie, los atletas, ya sean corredores o nadadores, disfrutan de una salud general superior, pero esto se debe al corazón. Los cardiólogos ya saben que el ejercicio regular cambia el aspecto y el funcionamiento del corazón humano. El ventrículo izquierdo, en particular, se altera con el ejercicio. Pero la pregunta que queremos resolver hoy es: ¿qué diferencia hay entre el corazón de un corredor y el de un nadador?

Lee también: 5 ejercicios que te ayudarán a correr mejor

Especialmente con el ejercicio aeróbico, que requiere de que el oxígeno sea entregado a los músculos de trabajo, es demandante en el ventrículo izquierdo. En respuesta, esta parte del corazón en los atletas generalmente se vuelve más grande y más fuerte que en las personas sedentarias y funciona de manera más eficiente.

Corredores vs. nadadores: ¿cuáles son las diferencias cardíacas? - corredores-nadadores-2

De acuerdo con una investigación de la Universidad de Guelph en Canadá, existen diferencias interesantes, aunque pequeñas, entre los nadadores y los corredores.

Los ventrículos izquierdos de atletas de ambos deportes se llenan de sangre antes del promedio y se desenrollan más rápidamente durante cada latido. Pero los cambios se amplifican en los corredores. Los ventrículos se llenan antes y se desenroscan más enfáticamente que los corazones de los nadadores.

Lee también: Nuestros studios fitness favoritos en las Lomas

Pero eso no quiere decir que los corazones corredores son mejores que los de nadadores. Ya que los nadadores hacen ejercicio en posición horizontal, sus corazones no tienen que luchar contra la gravedad para que la sangre regrese al corazón. La postura hace parte del trabajo para los nadadores, por lo que sus corazones se remodelan sólo lo necesario para las demandas de su deporte.

Corredores vs. nadadores: ¿cuáles son las diferencias cardíacas? - corredores-nadadores-3

En cuanto a la respiración, tanto correr como nadar dependen de una fuerte fuerza pulmonar para oxigenar los músculos. Los nadadores entrenan su respiración para se rápida, corta y espaciada, por lo que reciben menos oxígeno durante el ejercicio. Esa es la razón por la cual muchas personas se sienten más agotadas después de nadar durante 30 minutos en comparación con correr durante 30 minutos.