¿Cómo saber si cerraste un ciclo según el budismo? ¡Ojo aquí!

Cerrar un ciclo siempre suena de lo más complicado y suele asustar a muchas personas ya que piensan que puede ser muy doloroso. Lo que no toman en cuenta es que duele aún más seguir estancados en lo mismo. En el budismo es visto como renacer sin apegos a nada ni nadie. Una forma muy espiritual de verlo para que se le de un significado positivo en el que podamos ver como algo doloroso y así sea sencillo de vivir el duelo y seguir con todo como si nada.

Ahora que si se profundiza un poco en lo que es cerrar un ciclo, en el budismo a manera detallada se le llama «impermanencia». Es visto como una forma en la que se deja que todo fluya o simplemente liberarse de todos esos apegos materiales o inmateriales. Suena como algo muy profundo pero es realmente algo que con mucha práctica puede darte la oportunidad de vivir plenamente. Hay cosas que no están en el control de uno mismo y puede causar dolor crear un lazo muy fuerte que haga que se convierta en un apego y por eso mismo es importante aprender a soltar a tiempo. ¡Te dejamos algunos puntos para saber si ya cerraste un ciclo según el budismo!

No causas dolor con tu dolor

Es una lección de vida muy fuerte, habla de tener empatía y aprender a soltar a tiempo. Esto parte de que muchas veces por egoísmo se le obliga a la otra persona a quedarse aunque eso le cause dolor. Aplica la frase «No hagas lo que no quieres que te hagan», si tu no quieres que te obliguen a quedarte en una relación que te daña, no lo hagas tú. Cuando aprendes a ponerte en los zapatos de otro es un gran paso para poder superar ese duelo y lograr que tu corazón sane.

El dolor ya no pesa

Tal vez no se puede elegir si algo puede lastimar o causar mucho dolor, lo que si está en tus manos es saber a quién darle ese poder. Está en ti decidir si te quedas estancado en algo que te lastime o decides avanzar y no darle ese poder a esa persona de seguirte causando tristeza. Por eso, aprende poco a poco a no dar todo ese cariño de golpe, ve paso a paso para que así el golpe no sea tan fuerte. Trata de ponerte como prioridad, no tienes porque aguantar cosas que te causen malas experiencias. Poco a poco verás como el dolor ya deja de pesar.

Ya no sientes amor

Recuerda que el amor es de las pocas emociones que se puede transformar en un terrible resentimiento u odio así que trata de cerrar ese ciclo antes de que todos los buenos recuerdos se transforman en sentimientos negativas. Si notas que todo comienza a desmoronarse y se convierte en algo malo, es la mejor señal para salir corriendo de ahí y mejor dejar todo en un bonito recuerdo.

Todo es un aprendizaje

Otra enseñanza muy sabia del budismo es aprender que toda derrota es una victoria en el fondo por el aprendizaje que va dejando. ¿Por qué? es sencillo, si vamos viendo en qué fallamos, será muy fácil pulir cada detalle para que en un futuro no se repitan esa clase de errores y seas una mejor versión propia cada día. ¡Todas esas derrotas son lecciones de vida que no debes olvidar nunca!

El perdón es la clave a todo

En el budismo es primordial no cargar con cosas que no suman nada positivo, en lugar de odiar o cargar con mala vibra. Mejor aprende a perdonar, no por las personas que te lastimaron sino por ti. Si te sientes bien contigo mismo se ve reflejado y te ayudará a evitar que te sientas con una mala vibra cargando con cosas que no te corresponden. A ti solo te toca buscar ser una mejor persona, sin apegos, feliz y con una vida plena. ¡Aprender a cerrar un ciclo es la mayor prueba de amor que podrías tenerte!