Regresa a tu lugar de paz en cualquier momento

No hay mejor momento que el presente para aprender a aprovechar nuevas dimensiones de una vida sin estrés a través de la meditación. Por todo lo relacionado con desbloquear la mente y encontrar claridad y espacio. El estrés es complicado, pero hay hábitos diarios que puedes practicar para ayudar a mantener su sentido del equilibrio interno y regresar a tu paz estés donde estés.

La mente es propensa al hábito. Si te fijas, nos da casi los mismos pensamientos una y otra vez ( y esos pensamientos repetitivos son lo que nos estancan la mayoría del tiempo). Por lo general, estos pensamientos son lo suficientemente buenos para seguir adelante con la vida, pero no revelan nada nuevo. «Pedir» una idea es un proceso consciente y una vez que aprendes a hacerlo, el proceso surge de forma más natural. Te sorprenderás cómo el mundo a tu alrededor se va desdoblando de formas nuevas y hermosas.

Regresa a tu lugar de paz en cualquier momento - regresa-a-tu-paz-2

Si te encuentras en un momento de crisis, complicado y las emociones negativas te comienzan a sofocar, sí hay algo que puedes hacer para regresar a tu paz. Sobre todo si ya tienes una práctica constante de meditación. Le pedirás información a tu cerebro. Esta información es «nueva», y te alejará de tus reacciones usuales antiguas. Deepak Chopra propone un método muy sencillo para meditadores.

¿Cómo hacerlo?

1. Siéntate solo en un lugar tranquilo y céntrate. Hazlo cerrando los ojos (si es posible), respirando profundamente algunas veces y poniendo tu atención en la región del corazón.
2. Te haces una pregunta en silencio.
3. Dejas ir la pregunta y esperas una respuesta. Confía en que se te dará la respuesta. En algún momento, ya sea rápidamente o más tarde, la respuesta llega espontáneamente.

Suena demasiado simple, pero funciona. Recuerda que el cuerpo-mente es un todo. Y las percepciones no son solo mentales. Puedes sentirlas como sensaciones como sorpresa, gusto o un momento de «caída de veinte» de hacer un nuevo descubrimiento. Al tomar este momento y seguir los simples pasos tendrás espacio mental para saber en qué se diferencian las percepciones de los pensamientos cotidianos. La belleza de tener tu propia visión es que te emocionará y motivará. Encontrarás soluciones que de otra manera no hubieras visto. Haz la prueba, y encontrarás cómo regresar a tu paz.