Así es como nacieron los Juegos Olímpicos en la antigüedad

Los Juegos Olímpicos son más que una competencia deportiva, se trata de un evento que simboliza la cooperación y la búsqueda de paz internacional. La llamada del fuego olímpico significa que cualquier país puede enviar delegados para competir de manera amistosa en una serie de eventos donde más allá de ser el primero, el simple hecho de poder coexistir ya es la mayor gloria.

En la antigüedad, los Juegos Olímpicos tenían aún más importancia y entre los pueblos libres de Grecia, la ceremonia era deportiva y religiosa, siendo capaz de generar treguas durante las guerras para que cada cuatro años (o una Olimpiada) todos los participantes pudieran ir a Olimpia. Este lugar fue descrito por Eugene Kinkead para el New Yorker de la siguiente manera:

Aquí, en este rincón noroeste del Peloponeso, antiguamente conocido como Elis, en lugar de montañas escarpadas y valles remotos regados por regueros de manantiales de roca, había una llanura llana y fértil atravesada por dos hermosos ríos, el mayor de los cuales, antiguamente llamado el Alfeo, permitió que los barcos de esos días ascendieran al sitio. La tierra que se extiende desde sus orillas, y desde las de su afluente, el Kladeus, tenía exuberantes arboledas de robles, pinos y olivos silvestres, cuya presencia se ha señalado en los registros más antiguos.

El tramo debajo de nosotros, donde los atletas actuaban, era un rectángulo largo y estrecho de tierra compacta, de unas treinta y cinco por doscientas treinta yardas. Aquí fue donde se llevaron a cabo los ocho eventos atléticos: las cuatro carreras a pie, el pentatlón, los concursos de lucha y boxeo y el pancracio. Frente a esto se encontraba el altar de Deméter, la diosa de la agricultura, presidido por su sacerdotisa. Esta sacerdotisa era la única mujer casada a la que se permitía en los Juegos. La pena para las infractoras era ser arrojada desde un risco en el monte Typaeon, un pico cercano. Al frente del altar, los excavadores habían encontrado losas de piedra erectas. Los tableros colocados sobre ellos habrían proporcionado asientos para un puñado de nobles, los únicos asientos en el lugar aparte de los de los jueces y la sacerdotisa.

Ahora sabemos que los Juegos Olímpicos comenzaron en el año 776 a.C. Se dice que Zeus, rey de los dioses griegos, se instaló en Olimpia alrededor del año 1200 a. C. cuando los eleos conquistaron el área circundante. La temible deidad marcó su ascensión lanzando un rayo al bosque sagrado desde su hogar en la cima del Monte Olimpo.

Desde la primera edición en el 776 a.C. hasta el 550 a.C., los Juegos se llevaron a cabo en el propio santuario. El olivo sagrado de Zeus, del que se cortaron las coronas de la victoria, marcó la línea de llegada para todas las carreras. El primer estadio, un asunto simple que utiliza los terraplenes naturales de las colinas circundantes, también permaneció dentro del área deificada. El descubrimiento de más de 150 pozos que datan de esta época indica que incluso tan temprano en la vida de los Juegos Olímpicos, atrajeron una atención considerable. De hecho, en el apogeo de los Juegos Olímpicos el área para espectadores era de cerca de 40 mil personas (imagina el tamaño del lugar si el Estadio Azteca tiene una capacidad de poco más del doble).

Durante más de un milenio, los Juegos Olímpicos fueron el evento en el que los atletas más importantes competían por el honor y para quedar marcados en la historia. El ejemplo clásico es que cuando los persas invadieron Grecia en el verano de 480 (a.C.), muchas ciudades-estado griegas acordaron que formarían un ejército aliado, pero les costó mucho reunir uno porque mucha gente quería para ir a los Juegos Olímpicos. Entonces, en realidad tuvieron que retrasar la formación del ejército para defender el país contra los persas «.

Con la amenaza de invasión o no, los Juegos se llevaron a cabo cada cuatro años desde el 776 a.C. hasta al menos el 393 d.C. A todos los hombres griegos libres se les permitió participar, desde peones de campo hasta herederos reales, aunque la mayoría de los olímpicos eran soldados. Las mujeres no podían competir ni siquiera asistir. Sin embargo, había una laguna jurídica en esta regla misógina: los propietarios de carros, no los jinetes, eran declarados campeones olímpicos y cualquiera podía tener un carro. Kyniska, hija de un rey espartano, se aprovechó de esto y reclamó coronas de la victoria en el 396 a.C. y el 392 a.C.

En el fondo, los Juegos eran una fiesta religiosa y una buena excusa para que los griegos de toda la cuenca del Mediterráneo se reunieran para una barbacoa desenfrenada. En el medio día del festival, se sacrificó una gran cantidad de vacas en honor a Zeus, rey de los dioses griegos; una vez que se le había dado un pequeño bocado, el resto era para la gente. Durante los primeros 250 años o más, toda la acción tuvo lugar en el santuario de Olimpia, situado en el noroeste del Peloponeso. Salpicado de olivos, de los que se cortaron las coronas de la victoria, y con un altar a Zeus, era un lugar muy asustado. Los Juegos duraron cinco días completos en el siglo V aC y vieron eventos de correr, saltar y lanzar, además de boxeo, lucha libre, pancracio y carreras de carros. Al menos 40.000 espectadores habrían llenado el estadio cada día en el apogeo de la popularidad de los Juegos, en el siglo II d.C., y muchos más vendieron sus productos en el exterior.

Estos son algunos datos curiosos sobre los Juegos Olímpicos de la antogüedad:

Todos los atletas compitieron desnudos

Luchadores y participantes del pancracio (una especie de arte marcial mixto que combinaba boxeo y lucha libre) luchaban cubiertos de aceite.

Si dabas una salida en falso durante una carrera, el castigo era corporal.

Solo había dos reglas en el pancracio: no morder ni perforar.

Se instó a los boxeadores a evitar atacar los genitales masculinos en exhibición

No había puntos, ni límites de tiempo ni clasificaciones de peso en el boxeo.

Los atletas en los deportes de combate tenían que indicar su rendición levantando el dedo índice; a veces morían antes de poder hacerlo.

Los boxeadores que no podían separarse podían optar por klimax, un sistema mediante el cual a un luchador se le concedía un golpe libre y luego viceversa: un lanzamiento de una moneda decidía quién iba primero.

Se dice que los Juegos Olímpicos terminaron en el año 393 cuando el emperador cristiano Teodosio, debido a que eran una fiesta politeista con Zeus en el centro, decidió terminarlos y no fue hasta el siglo XIX que iniciaron nuevamente.