La comida congelada que seguro comiste en tu infancia

La comida congelada ha sido la salvación de muchos desde hace tiempo. No solo porque es rápida de hacer y tiene un buen sabor, sino también porque nos quita la presión de aprender a cocinar y hasta de tener que ir al mercado todas las semanas.

Lee también: ¡Adiós a los platillos elegantes! La tendencia es comer pizza en tu boda

En algún momento de nuestras vidas no había nada mejor que llegar a casa y saber que te tocaba comer unos deliciosos palitos de queso o una pizza. Claro, esto fue antes de elaborar un gusto por la buena comida y generar un paladar un poco más sofisticado. Aunque sabemos que muy en el fondo, queremos esa pizza congelada. Para recordar esos momentos en donde ansiábamos la comida congelada, hemos elegido las que seguramente alguna vez fueron algunas de las más populares. La pregunta aquí es: ¿cuál era tu favorita?

 

WafflesLa comida congelada que seguro comiste en tu infancia - comida_congelada_9

Los waffles congelados han regresado a nuestra mente por la serie de «Stranger Things». Este rico desayuno siempre fue una buena opción cuando no habían muchas opciones fáciles que desyunar y no se nos antojaba el cereal.

 

Muffin 

La comida congelada que seguro comiste en tu infancia - comida_congelada_8

Para todos nosotros que alguna vez fuimos a McDonald’s y nos enamoramos del McMuffin pero nunca nos querían llevar a desayunar ahí, encontramos la solución perfecta en la sección de comida congelada del supermercado. Los muffins fueron el punto medio entre hijos y padres para que todos fueran felices.

 

Pizza

La comida congelada que seguro comiste en tu infancia - comida_congelada_7-1

No había nada mejor que te dijeran que como no querían cocinar, iba a haber pizza congelada. Esa que cuando acompañaste a tu mamá al supermercado la obligaste a comprar porque en cuanto la viste se te hizo agua la boca.

 

Lee también: La última locura foodie de Instagram, los “TACROS”

 

Bagel Bites

La comida congelada que seguro comiste en tu infancia - comida_congelada_6-1

Quién se puede olvidar de esas mini pizzas que calentaban nuestras mamás cuando venían nuestros amigos a jugar a la casa. Las Bagel Bites eran perfectas por su delicioso sabor a queso y salsa de tomate.

 

Palitos de mozzarella

La comida congelada que seguro comiste en tu infancia - comida_congelada_5-1

Unos ricos palitos de queso con salsa marinara eran una delicia para cuando te encontrabas solo en casa y tenías antojo de algo salado. O simplemente eran el snack perfecto para hacer maratón de tus películas favoritas.

 

Banderillas

La comida congelada que seguro comiste en tu infancia - comida_congelada_4-1

Una gran opción para cenar, la salchicha y el pan te dejaban completamente satisfecho. Además, lo podías complementar con tus ingredientes favoritos como cátsup, mayonesa y mostaza.

Lee también: El “crossushi” es una realidad y no sabemos cómo sentirnos al respecto

 

Enchiladas potosinas

La comida congelada que seguro comiste en tu infancia - comida_congelada_10

¿A quién se le le puede olvidar esas enchiladas que solamente tenías que meter en el microondas para que las pudieras disfrutar? Era casi como hacer quesadillas, pero sin tener que lavar el comal después de terminar.

 

Taquitos de carne

La comida congelada que seguro comiste en tu infancia - comida_congelada_3-1

La otra opción de comida mexicana que no podíamos dejar de comprar en el supermercado, eran los taquitos de carne. Siempre que no te gustaba la comida y tu mamá te quería consentir, te daba unas ricas flautas de res.

 

Deditos de pescado

La comida congelada que seguro comiste en tu infancia - comida_congelada_1-1

Estos siempre nos engañaban, siempre que los veíamos pensábamos que eran unos ricos nuggets o a lo mejor palitos de mozzarella. Sin embargo, ya que abríamos el microondas, nuestras expectativas se destruían.

 

Nuggets

La comida congelada que seguro comiste en tu infancia - comida_congelada_2-1

Claro que el pollo enpanizado no podía hacer falta en la lista. Esta era la comida congelada por excelencia y a todos encantaba. Lo mejor era agregarles un poco de cátsup.