Concert Hall

Por esto Trópico es la mejor fiesta para terminar la década

Desde su inicio, este festival nos hizo aceptar algo, que no importa cuál sea la fecha del año, nos urge Trópico. Llegando a su séptima edición, este festival en Acapulco se ha posicionado como una de las mejores propuestas para que todos salgamos de la ciudad por unos días y vivamos días de sol y mar justo cuando arrancan las fiestas decembrinas.

Esa es una de las razones por las que #MeUrgeTropico, pero no es la única. Esta fiesta que nos remite a los años dorados de Acapulco es toda una celebración de arte, diseño, amor, baile y música, por lo que tenemos muchas razones para considerarla una de las mejores fiestas para terminar la década.

Un festival paradisiaco

Entrar a Trópico es ver un Acapulco completamente diferente al que estás acostumbrado. La playa se convierte en un escenario en el que los mejores exponentes de distintos géneros te harán bailar, ya sea con un espectacular juego de luces o con el mar como fondo. ¿Te imaginas ver a The Rapture en este ambiente?

Música para viajar

La música que suena en trópico siempre sorprende. Ya nos han hecho bailar con Hercules and Love Affair, cantar con De La Soul y hasta añorar el pasado con Brian Wilson tocando el Pet Sounds. Ahora bandas como Deerhunter y artistas como Romare o Kindness serán los encargados de darnos el mejor trópico de la década.

Lee también: CDMX será la sede de los primeros Spotify Awards

Escape de la realidad

Asistir a festivales es grandioso, pero al hacerlo en la ciudad llega a sentirse rutinario hasta cierto punto. Asistir a Trópico es organizar un viaje con tus amigos, salir temprano de la oficina, añorar la playa y la música para finalmente vivir tres días de relax completo.

Porque te permite celebrar

¿Qué más harás durante el resto de la década? Hay comidas, cenas y posadas –todos planes increíbles– pero sin duda sumar un festival como Trópico a la lista de cosas por hacer en los últimos días de la década realmente puede convertirse en la mejor decisión, incluso puede que esta edición haga que esos tres días de fiesta sean los mejores de los 3650 días que estamos por terminar.