Fashion

Tips para lavar tus jeans y mantenerlos como nuevos por más tiempo

Algunas personas juran que solo debes lavar los jeans a mano. Otros dicen que no debes lavarlos en absoluto. Pero la verdad, la mayoría de nosotros los echamos en la lavadora junto con el resto de la ropa.

Lee también: ¿Manchas en tu ropa? Estos ingredientes te ayudarán a quitarlas

Entonces, ¿qué es lo mejor? La primer recomendación es lavarlos después de cada tres o cuatro usos, así te asegurarás de que se ajusten bien y parezcan nuevos por más tiempo. Esto es lo básico que tienes que saber para cuidar de tus jeans.

Cómo meterlos

Tips para lavar tus jeans y mantenerlos como nuevos por más tiempo - lavar-jeans-1-1024x694

Siempre debes voltear los jeans antes de meterlos en la lavadora. Esto ayuda a minimizar la abrasión que causa decoloración, como el desgaste de los dobladillos y las bolsas. También es importante cerrar los cierres y botones, esto ayuda a mantener los jeans en forma y evita que se enganchen con otra ropa.

Si tienen hoyos

Tips para lavar tus jeans y mantenerlos como nuevos por más tiempo - lavar-jeans-2-1024x694

Para los pantalones rotos, con dobladillos o agujeros desgastados, sujeta las aberturas o los bordes con una pinza de tendedero. Así vas a evitar que el denim se deshilache más de lo que debe. Si tus jeans están muy desgarrados, tal vez sea mejor que los laves a mano.

Lee también: 5 tips para cuidar los productos de seda

Detergente y ciclo

Tips para lavar tus jeans y mantenerlos como nuevos por más tiempo - lavar-jeans-3-1024x694

Usa un detergente diseñado para preservar colores (lo anuncian en sus empaques). Estos contienen ingredientes que ayudan a que los tintes se adhieran a las telas y para desactivar el cloro en el agua que puede atenuar los colores. En cuanto al ciclo de la lavadora, lo mejor es lavar los jeans en agua fría en un ciclo corto y delicado.

Cómo secarlos

Tips para lavar tus jeans y mantenerlos como nuevos por más tiempo - lavar-jeans-4-1024x694

Asegúrate de que estén al revés y de secarlos en un ciclo delicado y con un ajuste de calor bajo. Sácalos de la secadora cuando aún están ligeramente húmedos. Simplemente estíralos y dales forma, alisa las arrugas, y cuélgalos, deja que se sequen al aire.