Disco de la semana: «It Is What It Is» de Thundercat

Durante la última década, Thundercat ha sido un nombre que ha pasado de los créditos de las canciones de grandes artistas a ser uno de los más reconocidos por melómanos alrededor del mundo. Thundercat se hizo conocido por su trabajo con Erykah Badu, Flyoing Lotus y Kendrick Lamar y con el tiempo sus discos comenzaron a ser reconocidos por tener al bajo como instrumento principal, pero sobre todo por crear canciones que simplemente te atrapan.

It Is What It Is es el cuarto disco de estudio de Thundercat y aquí se libera mucho más de la necesidad de mostrarse como un virtuoso de la música. Para este momento ya sabemos que lo es y él sabe que lo sabemos, por lo que en vez de irse por algo complejo como lo que solía hacer con Flying Lotus, opta por hacernos sentir que estamos flotando en una alberca con un trago mientras una gran fiesta sucede a nuestro alrededor. ¿Nos la estamos perdiendo? Tal vez, pero la música nos tiene bajo un hechizo que es imposible de romper.

A pesar de lo anterior, Thundercat no pierde el sentido de lo que lo llevo a este punto. Su música aún está producida hasta el último detalle. Tal vez no es el pop más electrizante como lo haría Dua Lipa o Harry Styles, pero sí es algo completamente personal y original. Canciones como King of the Hill es algo que solo podrías escuchar en un disco de Thundercat, desde los coros aislados hasta la batería que poco a poco se apodera de la canción.

Sin duda el punto más alto del disco llega con Funny Thing, la canción más pegajosa y exitosa de este disco de estudio. Esta canción parece una referencia directa a Oh Sheit It’s X de su disco Apocalypse. En Funny Thing Thundercat demuestra por qué es uno de esos colaboradores que convierte una canción en un verdadero éxito, en 1.56 minutos logra crear una atmósfera de fiesta que invita a ser covereada y remixeada hasta el final.

Este es un disco que tal vez no será tan popular en la actualidad, pero que con el paso de los años será apreciado como una verdadera joya y se convertirá en un clásico de culto. El problema es que aún estamos muy lejos para ver el panorama completo.