Disco de la semana: «Pressure Machine» de The Killers

Cuando The Killers anunció que se encontraba en la grabación de su séptimo disco de estudio, aún seguíamos procesando Imploding the Mirage. Si lo hubieran hecho antes de ese disco, nadie habría pensado mucho o quizás habrían sido criticados por intentar reparar el daño de haber lanzado otro disco mediocre.

Pero desde 2020 The Killers se han mantenido como una de las bandas de rock que supo regresar y ser aplaudida por los fans como por la crítica. No tuvieron que cambiar su sonido, sino que buscaron en su esencia para darnos algo completamente necesario. Así fue Imploding the Mirage, pero para Pressure Machine decidieron buscar aún más en el pasado para darnos lo que necesitábamos.

Pressure Machine nace del encierro obligado de la banda por el COVID-19. En vez de salir a una gira mundial (los estadios son donde la banda brilla más), tuvieron que hacer conferencias de prensa desde casa, y la mayoría ya no vive bajo las luces de Las Vegas, sino en una zona mucho más solitaria del centro de Estados Unidos. Ahí Brandon Flowers comenzó a rememorar lo que fue crecer en Nephi, Utah, un pueblo donde la vida cambia muy poco, donde la gente no tenía muchas aspiraciones y donde lo que no era considerado normal, era visto con mucha cautela.

Disco de la semana: "Pressure Machine" de The Killers - killers

Si Imploding the Mirage fue la prueba de que la banda aún podía llamar la atención de las masas y crear éxitos como los de antaño, con Pressure Machine demuestran (sobre todo Flowers) que tienen la capacidad de escribir algunas de las mejores letras en la música de Estados Unidos. Atrayendo comparaciones con Bruce Springsteen, su más reciente colaborador, se dice que este disco va en la vena de otros como Nebraska o incluso Highway 61 Revisited de Bob Dylan.

Hablando de historias personales, recuerdos, mitos locales y la devastación de la crisis del opio en esa zona de Estados Unidos, este es el disco más personal de la banda (aún más que Wonderful Wonderful) y aunque no es lo que nadie esperaba, esta reflexiva y tranquila obra es una de las mejores que The Killers ha hecho hasta el momento.