Listen

Disco de la semana: “Superorganism” de Superorganism

Disco de la semana: “Superorganism” de Superorganism

El internet ha sido un elemento invaluable para la música. Gracias a él se han eliminado las fronteras y se ha construido una comunidad en la que las distancias ya no parecen tan lejanas. Producto de su inmediatez para comunicar, las colaboraciones que surgen en línea son cada vez más y se escuchan cada vez mejor. La cúspide de este fenómeno bien podría estar en Superorganism, un ‘colectivo’ de músicos y personajes que le dieron vida a su primer disco homónimo enteramente por correo electrónico y streams.

Lee también: Las canciones de los 70s de las que todos somos fans

Provenientes del Reino Unido, su música es un claro reflejo de la contemporaneidad digital. No solo es la manera en que se formaron y crearon las canciones, sino también el sonido del que éstas están impregnadas. Escuchar cada una de ellas es como admirar un post de Tumblr con los oídos, como scrollear por una página de collages llenos de color y vitalidad. Son canciones de una sola pieza, pero con una heterogeneidad digna de ser apreciada.

La descripción bien puede remontar a otros experimentos antes de ellos como el icónico “Since I Left You” de los Avalanches a inicios de la década pasada o el dinamismo producto de la cantidad de entidades del Polyphonic Spree poco tiempo después. Sin embargo el resultado es todavía más divertido, algo que se acerca más a la deconstrucción digital de referencias como 1800 Zombie y a la diversión de The Go Team!. Es, como el mismo nombre anuncia, un super organismo que no arroja pistas sobre cómo se va a comportar después.

Lee también: ¿Ya escuchaste el “The Future and The Past” de Natalie Prass?

De ahí que el disco esté lleno de sorpresas. En un momento es una fiesta en el océano como en “The Prown Song” y de pronto una sesión de cintas viejas como en “Nobody Cares”. A veces un hit radiofónico (“Reflections On The Screen”) y a veces un mantra (“Night Time”). La forma no deja de mutar, pero el alma es aquello que evita que se quiebre. No importa que sus integrantes estén lejos unos de los otros, todos comulgan con el nihilismo propio de una generación que se gestó en la fugacidad digital.

Al final del día “Superorganism”, el disco, queda como uno de esos productos a los que habrá que voltear a ver en un futuro para entender el funcionamiento de una era. Valioso por su pasión y su esfuerzo para escucharse como una especie de Black Moth Super Rainbow de la nueva década, el grupo le dio vida a una carta de presentación en la que es posible pasar horas. Hay que recordar que pocas veces uno se aburre en internet.