Así es como se han adaptado algunos estudios Fitness por la pandemia

Por Milagros Belgrano

La pandemia puso a prueba la capacidad de los gym boutique para adaptarse. En el sentido darwiniano, solo los más fit lo lograron. Y son tendencia los que venden equipo para entrenar y lo serán por los próximos meses, hasta que la situación de salud no mejore en el país.

“Ya nada será como antes”, es el mantra que repiten en casi todos los rubros de la economía, desde que en marzo pasado la OMS decretó la pandemia. Y el mercado fitness no es la excepción. Dentro del segmento boutique, los gimnasios que lograron reconvertirse a proveedores de clases en línea, con la misma exigencia que las presenciales y buena oferta de horarios, siguen en la carrera. 

Se han convertido en plataformas que te permiten poder disfrutar de un rato contigo mismo en el día y tratar de mantener la forma física con los diferentes entrenamientos que tienen disponibles. Te contamos algunos de nuestros favoritos y que deberías probar en casa.

Room

Un caso de éxito es Room, fit studio pionero en las clases remotas (fue el primero en México en iniciar con este formato, el 21 de marzo). “La pandemia acelerará la migración de clases en sitio a las online y después de la cuarentena la gente hará una combinación de clases, tanto en los estudios como en su casa”, sostiene Adrián Gioia, CEO de este centro de entrenamiento funcional y yoga con sucursales en la colonia Juárez y Nápoles.

A los entrenamientos remotos ha sumado la renta de equipo (mancuernas, mats, etc), un formato que se agotó enseguida ante la demanda de sus usuarios. “En junio, venderemos kits para que todos entrenen en casa”, dice Gioia. Mientras, en su sitio se puede adquirir aceite de CBD para músculos adoloridos, llaveros portaproteína y costales de agua para boxeo, entre otros artículos.

ZUDA

Mientras, en ZUDA se dicta indoor cycle, Fitbox (método barre con ejercicios localizados y yoga) y HIIT (entrenamiento en intervalos de alta intensidad) a través de su plataforma digital . También vende un kit que trae un mat de Lululemon, mancuernas de 1.5 kg y una banda de resistencia con envío a domicilio. «Aportamos herramientas para quedarnos en casa, mientras permanecemos activos», explica Jacqueline Cheres, directora operativa de este estudio frecuentado por mujeres.

BALA

Otra marca que ha sabido reinventarse es Bala, gym de entrenamiento funcional asociado a Síclo (estudio de indoor cycling que acaba de presentar Síclo+), plataforma online con clases de barre, spinning y acondicionamiento físico. Además, lanzó a la venta en línea biSí, bicicleta estática con pantalla para que sigas con tus entrenamientos en casa.

Por otro lado, con cada paquete de entrenamiento virtual vienen dos pares de pesas, un deck (parecido al step que hizo furor en los 80) y boxers para hacer sombras de box. “Se trata de sacar la mayor ventaja de lo que estamos viviendo”, dice Miguel Ramos, CEO y cofundador de Bala. Y advierte que cuando el público vuelva a las clases presenciales, sus centros “abrirán solo al 50 % de capacidad y se tomará la temperatura a los asistentes. La innovación es lo que va a sacar a México de esta crisis”.

Estas son algunas de las opciones, pero con el paso de los días, seguramente más centros de entrenamiento se irán adaptando para la nueva realidad que vivimos, esa que no nos permitirá volver a estar en espacios reducidos con mucha gente cerca de nosotros. Por ahora, lo que queda es ser pacientes y tratar de mantenernos en forma con estas increíbles opciones.