Un plato egipcio delicioso e increíble para tu salud, checa nuestra receta

Cuando nos dicen «ensalada» lo más lógico es pensar en un plato con una base de hojas, pero eso ya es aburrido y para muchas personas las hojas significan inflamación. Aquí entran las opciones egipcias para comer. La comida egipcia resulta ser mucho más sana de lo que pensamos y vale la pena aprender uno que otro platillo de esta cocina pues es excelente para la salud y por supuesto, delicioso.

Esta opción de platillo egipcio es realmente menos ensalada y más un plato que podrías servir como plato principal vegetariano para la cena o como un almuerzo satisfactorio. Esta receta del libro «Eat, Habibi, Eat!» del chef Shahir Massoud comienza con algunas hortalizas de raíz ricas en nutrientes: betabel, tanto roja como amarilla y más ingredientes que dan como resultado una combinación perfecta para tu paladar y salud.

El betabel, en particular el rojo, es una fuente increíble de nutrientes que contienen nitratos. También está lleno de fitonutrientes llamados antocianinas y betalaínas. En conjunto, esto hace que agregar betabel a tu mesa sea una buena opción para su corazón, cerebro y salud digestiva. El otro componente clave de este plato es el halloumi. Es un queso blanco semiduro versátil que ha sido prominente en la cocina griega y del Medio Oriente durante generaciones, y con razón, es muy versátil para cocinar y es una buena fuente de proteínas. Esta comida egipcia te enamorará.

Un plato egipcio delicioso e increíble para tu salud, checa nuestra receta - comida-egipcia-betabel-2

Ingredientes:

– 225 gr de betabel rojo
– 225 gr de betabel amarillo
– ½ taza de jugo de naranja
– 1 taza de arúgula tierna
– ¼ taza de vinagreta básica de limón
– Sal y pimienta, para condimentar
– 4 rebanadas de pan campesino
– 2 cucharadas de aceite de oliva, divididas
– 2 cucharadas de pistaches finamente picados
– 113 onzas de halloumi, en rodajas (si no encuentras halloumi puedes usar queso panela)

1. Precalienta el horno a 200° C y cubre una bandeja para hornear con papel de aluminio. Envuelve los betabeles rojos juntos con fuerza en papel de aluminio y luego haz lo mismo con los betabeles amarillos en una envoltura de papel de aluminio separada. Asa en el horno durante 1 ½ a 2 horas hasta que estén tiernos. Pela las remolachas mientras aún estén calientes, luego córtalas en trozos grandes. Deja el horno encendido.
2. Coloca los betabeles rojos en una olla grande a fuego medio-alto junto con el jugo de naranja y reduce de 2 a 3 minutos hasta que tenga una consistencia almibarada. Recuerda sólo las rojas.
3. Mezcla los betabeles amarillos y arúgula en la vinagreta hasta que estén uniformemente cubiertas y sazona con sal y pimienta al gusto (con moderación, el halloumi es bastante salado).
4. Rocía el pan con 1 cucharada de aceite de oliva y tuesta en el horno caliente durante 5 a 8 minutos hasta que esté dorado y crujiente.
5. Calienta la cucharada restante de aceite de oliva en una sartén antiadherente a fuego medio. Coloca las rodajas de halloumi en la sartén caliente y dora durante 1 a 2 minutos por lado, hasta que estén doradas.
6. Coloca las rodajas de halloumi en cada plato y rodea con los betabeles y arúgula. Cubre con pistaches picados y pan crujiente, y rocíe la reducción restante de jugo de naranja alrededor de cada plato. ¡disfruta!