Los poderosos encantos de Old Delhi

Por Marisol Rueda, en Delhi

Uno puede advertir la presencia del mercado de especies de Delhi, a sólo unas cuadras de distancia. Inequívocamente, el olfato percibirá una mezcla de aromas que a cada paso será más intensa. Al entrar a Khari Baoli, el mercado de especies más grande de Asia, el golpe aromático es profundo: en él se venden todo tipo de chiles, hierbas, pimientas, frutos secos y té que más tarde viajarán hasta miles de kilómetros para llegar a mesas allende India.

La actividad en este mercado, que funciona desde el siglo XVIII, inicia muy temprano; ya desde las 5 de la mañana se tuestan algunas especies y emanan de él aromas de canela, clavo, pimientas y muchos más.

Una visita a Khari Baoli es básica en Old Delhi –la parte vieja de la ciudad- y es un pretexto ideal para comprar un buen azafrán. Los productos que ahí se ofrecen abastecen al gran mercado de especies del norte de India y a otros centros comerciales. A su alrededor, además, se pueden encontrar interesantes bazares.

La esplendorosa edificación se localiza muy cerca de Red Fort, el hermoso fuerte de la ciudad cuyo nombre debe a la arenisca roca con la que fueron construidos sus majestuosos muros.

Red Fort, declarado Patrimonio de la Humanidad en 2007, terminó de ser construido en 1648 por órdenes del emperador mughal Shah Jahan, conocido como “El constructor de maravillas”. Sobra decir que una visita a este lugar no tiene reparo, hay que invertir un buen tiempo para recorrer sus espléndidos pabellones, jardines, galerías, patios, apartamentos y torres.

El palacio de este fuerte además fue diseñado como una réplica del paraíso que se describe en el Corán, bajo una arquitectura de influencia hindú y mughal.

Una vista a Old Delhi no puede terminar sin haber ido a Jama Masjid, la mezquita más grande del país asiático. Además de la admirable arquitectura de este templo musulmán construido también por Sha Jaham, la mística que se vive adentro es simplemente indescriptible.

Jama Masjid está compuesta por tres cúpulas de mármol blanco y negro, un gran patio principal con capacidad para 25,000 personas y dos minaretes de 40 metros de alto. Para su construcción fue necesaria la fuerza de más de 500 artesanos y representa una de las mayores atracciones de la gran urbe india.

Este trio de edificaciones constituye una importante muestra de Old Delhi y entraña una mágica e increíble sensación que únicamente puede vivirse en este histórico pedazo de la capital india.

Sígueme en @marysolrueda