Los peores regalos del 14 de febrero

Un buen regalo de San Valentín puede ser el move ideal para que una relación que comienza, prospere y funcione. Pero el regalo que se de esta fecha se puede convertir en un arma de doble filo. Un mal regalo por el día del amor puede ser un gran turn off. Por eso, creamos esta lista de las cosas que nunca deber regalar el 14 de febrero.

Mascotas

Cuando se compra/adopta una mascota… desde una tortuga hasta un rottweiler, quien tiene que decidir si lo quiere adquirir o no es el el futuro dueño. Es pésima idea intentar sorprender románticamente a alguien con un animal. Además de que es poco responsable, hay veces que aunque se muera el amor, la mascota sigue viva y recordándonos a quien nos gustaría olvidar.

Dulces Sugar Free

Si van a dar dulces, que sean ricos. Y preferiblemente que no vengan en forma de corazón… pero jamás sin azúcar. Es una indirecta bastante molesta. Tal vez sería mejor regalar una membresía para el gym.

Flores falsas

¿Para que nunca se mueran? ¿O cómo? A nadie le gustan las plantas falsas. Menos las flores. Y mucho menos en el día de San Valentin.

Peluches

Los peluches son para niños menores de 5 años. Punto. Nadie más tendría por qué comprarlos ni regalarlos ¿cuál es el propósito de hacerlo?

Una manta en periférico

«Te amo (inserte el nombre de su preferencia)»…. y que todo México se entere. Qué oso.

Joyería fake 

Se nota inmediatamente. Es más, no es necesario ni abrir la caja para saberlo. Si no van a invertir en un accesorio de calidad mejor hay ahorrarse el gasto.

Un tatuaje con el nombre de tu significant other

Para quien recibe el regalo, la verdad es una situación un poco vergonzosa e incómoda. Y para quien se lo hace… es un error imborrable. Literalmente.

Libros de relaciones amorosas

«Los hombres son de Venus y las mujeres son de Marte»… ¿¿¿¿y????  Parecería una alerta de que la relación va fatal y tal vez un libro de autoayuda podría mejorar todo.

Pizza de corazón

La comida rápida nunca es una idea romántica.

Globos 

Para que se desinflen a los tres días y luego contaminen. Gran idea. Muy útil.

Post-its en el coche

Probablemente el peor regalo de todos. Es de mal gusto, da pena ajena y si ese día llueve, el «enamorado» tendrá que pagar un car wash complementario a su gran obsequio. Nunca.