Formas de calmar el cuerpo para tener una mejor meditación

La meditación tiene muchos momentos, o «niveles». Hay momentos (o meditaciones enteras) que son muy activas, es decir, tenemos muchisisimos pensamientos y, aunque no los seguimos, sabemos que están pasando por ahí. No quiere decir que estás meditando mal o que no sirve esa meditación, simplemente quiere decir que tu mente está muy activa, que traes algunos estreses a flor de piel y no es tan fácil profundizar en tu práctica. No olvides: todas las meditaciones son buenas.

Pensemos en nuestra mente como un vaso con cerveza: hasta arriba está la espuma, donde hay muchos pensamientos (burbujas) y abajo, hay menos o incluso no hay burbujas. Digamos que la mente cuando estamos despiertos y funcionando es la espuma blanca, pero al entrar en meditación, vas bajando en ese vaso. Conforme meditas vas bajando y bajando en el vaso, perdiendo diálogos internos e ideas, hasta llegar a un punto donde no hay nada. Has trascendido.

Formas de calmar el cuerpo para tener una mejor meditación - cuerpo-meditacion-2

Ese lugar de trascendencia es el lugar del que tanto hablamos donde está tu Ser en contacto con la infinidad creativa. Es ese lugar donde no tienes cuerpo, ni nombre, ni problemas, eres ESO, pura creatividad, paz y dicha. Entre más contacto tienes con esa fuente, se va quedando impreso en ti, y te transformas. Esos cambios los comienzas a notar incluso fuera de la meditación, así de mágico es.

Ahora, para lograr más de estas meditaciones profundas, es posible ayudar al cuerpo para que la mente llegue un poquito más fácil a este estado sin burbujas. Por lo que te damos las siguientes sugerencias con las que puedes mantener tu cuerpo un poco menos excitado para la hora que te sientes a meditar.

Qué comes

Alimentos ácidos, muy condimentados, picantes o muy grasosos, mantienen al cuerpo trabajando tiempo extra para poderse autorregular. No quiere decir que todos sean malos para la salud, pero si estás pensando en tu meditación, mantendrán al cuerpo muy activo y trabajando. Los horarios de comida también son importantes. Evita comer justo antes de meditar, si no, lo único que vas a sentir es cómo toda la sangre va a tu sistema digestivo a trabajar y no podrás enfocarte en tu práctica. También corres el riesgo de quedarte dormido.

Asanas

Hay posturas de yoga que nos ayudan a darle un break al cuerpo. Haz pequeños estiramientos y movimientos para relajar tu cuerpo, pero sin forzarlo a nada. Justo cuando empieces a sentir el estiramiento, regresa. No se trata de habilidad, solo de ir calmando a los sistemas. Aquí te sugerimos algunas poses que puedes hacer.

Respiraciones

La respiración es uno de los puntos clave de la meditación. Puede que, precisamente, esa sea la técnica que utilizas para trascender. Por lo tanto, es importante que conforme se acerca el momento de meditar, comiences a poner atención en hacer respiraciones largas y profundas. Inhalar hasta inflar todos los pulmones y exhalar para sacar todo todo. Si harás posturas, es el momento perfecto para empezar a enfocarte en la respiración.

Aromas y sonidos

Para muchos, ciertos aromas y sonidos tienen un efecto relajante impresionante. Puedes apoyarte de velas, inciensos o sahumerios y una playlist relajante (como ésta) para entrar en ambiente y mood meditativo. Ve conociéndote y explora qué te hace sentir cada aroma y/o sonido, también puede ser que sea demasiado estimulante y sea mejor no usar nada de esto.