Hostal de la luz: El spot de paz mundial que tienes que visitar

Siempre es una buena oportunidad reencontrarnos con nuestro interior y aprender a sanarnos para una vida plena. Lo que no es tan común es encontrar un lugar en el que exista esa buena energía que logre quitarnos la mala vibra de otros o el famoso estrés causado por la rutina diaria. Es por eso que hay que aprender a jugar muy bien las cartas de cada persona y saber cuándo es realmente vital buscar un detox de todo para volver a lo más básico y descansar cómo se debe. Un ejemplo es el Hostal de la Luz, un espacio completamente mágico cuando se habla de energía positiva.

Aunque no creas que tienes que irte lejos de la ciudad para gozar a lo grande, Hostal de la Luz se encuentra ubicado a tan solo quince minutos de Tepoztlán y a una hora cuarenta minutos de CDMX aproximadamente. Nosotros tuvimos la oportunidad de visitarlo y tenemos mucho por compartirte para que tengas una experiencia inolvidable como nosotros que realmente logramos conectar con esa voz interior que necesitaba un respiro. ¡Seguro te ayudará!

En sí, el motivo de nuestra visita fue para conocer el nuevo concepto de restaurante en Hostal de la Luz llamado SôMA. Un spot muy instagrameable para tener los mejores recuerdos y una cocina tradicional del lugar con sabores auténticos que hacen que sea toda una experiencia de principio a fin. Teniendo una amplia variedad de opciones para todos los gustos e incluso opciones sin carne para los vegetarianos que no pueden comer carne. Todo sin dejar de lado el estilo minimalista que maneja con la extraordinaria vista en 180 grados para que no pierdas ningún detalle.

Claro que todos sus platillos deliciosos no podían quedarse sin un buen acompañante ya sea como maridaje o simplemente un drink refrescante para terminar de disfrutar de una experiencia llena de paz y tranquilidad como solo podría ser en este maravilloso spot. Aunque considera que en tu visita no puedes ir sin previo aviso por lo que te recomendamos reservar desde antes para que no te quedes con las ganas de conocerlo.

Claro que ya aprovechando la vuelta, no te puedes perder de todas las experiencias que tiene el lugar, desde masajes o terapias como sound healing, tai-chi, caminar por el laberinto, meditaciones especiales, terapia hidro chakral y hasta visitar los temazcales que fueron especialmente creados para la sanación. Toda una experiencia que fue planeada paso por paso ya que sus habitaciones fueron diseñadas con técnicas de Feng Shui bioenergético para alinear cada punto a energía favorable en todo momento.

No por nada es un lugar que él mismo Dalai Lama ha nombrado como «lugar de paz mundial», logrando cautivar a chicos y grandes. Es esa clase de spots en los que vas a querer tomarte fotos en cada rincón así como no perderdiciar ni un segundo por toda la aventura que te espera. Para mayor información recuerda dar clic aquí.